Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Cuatro provincias inundadas y en alerta
En Córdoba, Santa fe, Santiago del Estero y norte de Buenos Aires tiene evacuados, barrios anegados y suspensión de servicios. Grave situación
3 de marzo de 2015
Familias evacuadas, barrios anegados, servicios interrumpidos y una alerta general de cara a nuevas lluvias son las postales de las provincias de Córdoba, Santiago del Estero y Santa Fe presentan panoramas similares en el marco de una de las peores tormentas de los últimos años en el centro del país.

En Córdoba siguen las lluvias y dicen que es "la peor catástrofe climática" en 50 años, y allí temen que la pesadilla de la semana pasada se repita.

"Lo grave es que no para ni parará de llover". Según las autoridades, las cuencas de los ríos y los diques ya están saturadas por las intensas precipitaciones del último mes. El gobernador cordobés, José Manuel De la Sota, dijo que "es la peor catástrofe climática de los últimos 50 años".

Por su parte en Santiago del Estero hubo más de 200 y en algunos lugares del interior hasta 300 milímetros cayeron en esta provincia desde las 5:30 de la madrugada y hasta pasadas las 8, generando anegamiento de calles, inundaciones, evacuados y obligando a la gobernadora Claudia de Zamora a declarar asueto administrativo y escolar.

Este diluvio, además, complicó a ciudades y parajes del interior que ya estaban con serios problemas, tal es el caso del sudeste santiagueño, donde desde hace varios días se siguen evacuando familias enteras.

Pasadas las 5:30 comenzó una lluvia pocas veces vista en la capital santiagueña, que en anego por completo el tránsito, obligando al transporte público a emitir un comunicado manifestando que no se daría el servicio hasta que el agua baje, ya que las calles se tornaron invisibles en los barrios y en el centro de la "Madre de Ciudades".

Desde el poder ejecutivo provincial se dispuso de un asueto administrativo y escolar para todo el territorio santiagueño, salvo guardias mínimas y necesarias. Además, la gobernadora Claudia Ledesma de Zamora, convocó al Comité de Emergencia, que ya estaba formado debido a los lugares complicados del interior, con la finalidad de evaluar los daños e instrumentar la asistencia a los damnificados.

Se supo que la lluvia superó los 200 milímetros en menos de tres horas, y que en algunos lugares del interior profundo santiagueño el agua caída llego a 300 milímetros.

Desde las distintas direcciones de Defensa Civil de los municipios aseguraron que en muchos lugares "la situación es muy complicada", al tiempo que se espera que pare la lluvia y baje el agua "para poder dimensionar el daño causado por la extraordinaria precipitación de la que no se registra precedentes".

La capital de Santa Fe está paralizada. Por las intensas lluvias que esta madrugada volvieron a anegar diferentes barrios y ante la continuidad del alerta meteorológico, el intendente, José Corral, ordenó la suspensión de todas las actividades públicas y privadas hasta el mediodía.

Por lo tanto, a excepción de los servicios de emergencia, no hay tareas en las oficinas municipales y nacionales, no hay locales comerciales abiertos y tampoco funciona el transporte público de pasajeros urbano e interurbano entre esta capital y distritos vecinos. La Universidad Nacional del Litoral se adhirió a la medida de excepción ante la emergencia.

Además, se recomendó a la población no circular por la ciudad, dado que hay centenares de calles anegadas. Entre el miércoles de la semana pasada y esta mañana, precipitaron en la ciudad cerca de 400 milímetros.