Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Baja el agua pero siguen los problemas
En Santa Fe todavía hay municipios anegados, pérdidas millonarias y rutas cortadas en buena parte de la provincia. Hubo saqueos
5 de marzo de 2015
Lentamente baja el agua en las zonas anegadas después que en una semana las lluvias acumularon más de 500 milímetros en el centro-oeste santafecino.

El epicentro del desastre se ubica en la franja central, que integran los departamentos La Capital, Las Colonias y Castellanos, aunque persisten inconvenientes en parte de los departamentos San Martín (sudoeste), 9 de Julio y Vera, en el extremo norte.

"Ha llovido en 7 días la mitad de lo que llueve en todo un año. Por tal razón tenemos todos los campos anegados, ya que el agua busca los arroyos y los ríos", sostuvo el gobernador, Antonio Bonfatti.

En esta capital, una decena de barrios del extremo norte del municipio continuaban esta mañana totalmente anegados. Los vecinos denunciaron que "el agua bajó muy poco", a pesar del trabajo incesante que realizan camiones atmosféricos contratados por el municipio para retirar el agua ya que no hay otra forma de hacerlo ante la saturación de los pocos canales de derivación hacia la laguna Setúbal o el río Salado.

A 48 horas de la última lluvia, 121 familias (484 personas) permanecían fuera de sus viviendas recibiendo asistencia oficial en centros de evacuados.

El buen tiempo posibilitará hoy que un importante grupo de damnificados retorne a sus hogares.

Esta mañana se profundizará el programa de asistencia sanitaria ante el temor de un brote de leptospirosis y problemas intestinales.

La denominada zona de quintas, que se desarrolló hace décadas en el borde nordeste de la ciudad y en el distrito Monte Vera, corre el riesgo de perder toda su producción. El titular de la Sociedad de Quinteros de Santa Fe, Guillermo Beckmann, sostuvo que de las 1200 hectáreas dedicadas a la producción hay 1000 afectadas. "Para volver a sembrar hay que esperar que estas tierras se repongan. El panorama de nuestro sector es desolador. Se está perdiendo toda la producción. Tenemos mucha agua en las quintas y esto complica mucho la situación", subrayó.