Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Furia de pasajeros por un corte de servicio en el ferrocarril Sarmiento
En medio de un clima cada vez más áspero, pasajeros indignados rompieron boleterías en Once y atacaron la fachada del ferrocarril en Casterlar. Miles de usuarios varados
22 de octubre de 2016
En medio de un creciente clima de malestar social, pasajeros enfurecidos protagonizaron en la noche del viernes serios incidentes en las estaciones de Once y Castelar por una sorpresiva falla en el tren Sarmiento.

Pasajeros indignados rompieron boleterías en Once y atacaron la fachada de la empresa en Castelar.

La falla se inició alrededor de las 19 cuando la línea interrumpió su servicio por "problemas eléctricos" y dejó a miles de usuarios varados, que quemaron basura y arrasaron con todo lo que había a su paso. Los peores incidentes se produjeron en las oficinas de Trenes Argentinos, la Operadora Ferroviaria del Estado que, entre otros ramales, administra la línea urbana de pasajeros Sarmiento, que une Once con Moreno, Merlo con Lobos y Moreno con Mercedes. Todas, localidades de la zona oeste del Gran Buenos Aires.

Los desmanes habrían comenzado minutos después de las 19 en la estación Once cuando se les comunicó a los pasajeros la discontinuidad del servicio por "problemas eléctricos".

No conformes con la respuesta, los usuarios comenzaron a protestar y el malestar fue subiendo de tono. En minutos, destrozaron todos los vidrios de las boleterías de la cabecera principal que la línea tiene frente a Plaza Miserere.

Pero lo peor sucedió en las oficinas que la empresa estatal tiene en el cruce de avenida Rivadavia y Buenos Aires, en Castelar, y que están próximas a la estación.

Allí se dieron los incidentes más graves. Los pasajeros varados lanzaron una lluvia de piedras contra el edificio administrativo de la empresa, lo que provocó la rotura de todas sus ventanas. Testigos consultados, relataron que los usuarios enardecidos "rompían los canteros de las veredas para hacerse de piedras y quemaron basura en la calle".

En medio de la protesta por la falta de servicio ferroviario se dio el saqueo a un comercio cercano. El dueño de una verdulería denunció a este medio que un grupo de personas ingresaron "violentamente" al local y "se llevaron mi mercadería", relató angustiado. Al filo de la medianoche, efectivos de Infantería de la Bonaerense llegaron al lugar.