Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de septiembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Identifican a la segunda víctima del recital del Indio Solari: se llamaba Bulacio
Su nombre era Juan Francisco Bulacio (36) y vivía en Garín. No tiene parentesco con Walter Bulacio, el adolescente de Aldo Bonzi asesinado en 1991 tras un recital de 'Los Redondos'
13 de marzo de 2017
No eran parientes, pero todo el mundo recordó la otra tragedia. La coincidencia se convierte en escalofriante.

Como una ironía del destino, la segunda víctima fatal del recital del Indio Solari en Olavarría se apellidaba Bulacio, igual que el adolescente de Aldo Bonzi (Walter Bulacio) muerto hace 26 años tras ir a ver a Los Redondos en Obras. El mismo apellido, el mismo destino. Walter, tras un recital de los Redondos en 1991; Juan Francisco, ahora, en el show del Indio Solari en Olavarría. Ambos habían ido a un concierto de rock, y ambos murieron.

Aunque llevaba el mismo apellido de la primera víctima en un concierto de Solari, pero no tiene ningún parentesco con él.

Vivía en Garín, tenía 36 años y cuatro hijos. Le decían Colo y era el mayor de ocho hermanos. Trabajaba en la fábrica metalúrgica ROMEC y también como delivery en un parripollo.

El viernes viajó a Olavarría con un grupo de compañeros del trabajo. “Lo vi por última vez el jueves, vino a mi casa a pedirme una heladera tipo conservadora para llevar al recital. En micro fueron, creo. No tengo palabras. Me enteré por Crónica. Escuché el apellido y no tuve dudas”, cuenta Jonathan, uno de sus hermanos, a Clarín.

Marcos Vega es uno de esos amigos. “Lo perdí. Seguro que fue después de la avalancha”, se lamenta.

Su padre, Carlos, no quiso hablar con los medios, quebrado por el dolor. Un dogo blanco atado custodiaba la puerta. En un tronco derrumbado, de unos tres metros, esperan los amigos y vecinos del Colo y se acercan a esta cronista para preguntar qué pasó con él.

El jefe de Desarrollo Social de la Municipalidad de Escobar viajó en una ambulancia con dos de los hermanos de José Francisco para ir a buscar su cuerpo del fallecido.

Salieron a las 11 desde Garín y aún no se sabe si podrán viajar volver hoy. "Es un trámite muy engorroso. Tienen que reconocer el cuerpo y tener el OK de la morgue para dejarlo salir", dijeron a Clarín desde el municipio.

Silvia es su viuda. Cuenta que discutió con él porque por este recital, que terminó siendo el último, se perdió un festejo familiar. “Yo estaba peleada con él. Me enoje porque se iba al recital. Y eso me enojaba. Mi marido compró su entrada. Se fue en micro y no volvió. No me lo van a devolver”, cuenta la mujer, que es empleada doméstica y dice que Bulacio “era el que mantenía la casa”. También revela que la llamó el intendente de Olavarría.

Juan Francisco seguía al Indio a todos lados, y en su familia hablan de un presagio. Lo cuenta Gonzalo Torres, su primo: “Los hijos se enteraron por la tele. Y me hizo acordar las veces que el Colo decía que se iba a hacer famoso cuando se muera”. Como Walter, por un trágico final.

La coincidencia es escalofriante. El mismo apellido, el mismo destino. Walter, tras un recital de los Redondos en 1991; Juan Francisco, ahora, en el show del Indio Solari en Olavarría. Ambos habían ido a un concierto de rock, y ambos murieron.

Este mediodía, toda la familia Bulacio estaba recluida dentro de la humilde casa de los padres de Juan Francisco, también en Garín. Su padre, Carlos, no quiso hablar con los medios, quebrado por el dolor. Un dogo blanco atado custodiaba la puerta.

En un tronco derrumbado, de unos tres metros, esperan los amigos y vecinos del Colo y se acercan a esta cronista para preguntar qué pasó con él. El jefe de Desarrollo Social de la Municipalidad de Escobar viajó en una ambulancia con dos de los hermanos de José Francisco para ir a buscar su cuerpo del fallecido. Salieron a las 11 desde Garín y aún no se sabe si podrán viajar volver hoy. "Es un trámite muy engorroso. Tienen que reconocer el cuerpo y tener el OK de la morgue para dejarlo salir", dijeron a Clarín desde el municipio.

Silvia es su viuda. Cuenta que discutió con él porque por este recital, que terminó siendo el último, se perdió un festejo familiar. “Yo estaba peleada con él. Me enoje porque se iba al recital. Y eso me enojaba. Mi marido compro su entrada. Se fue en micro y no volvió. No me lo van a devolver”, cuenta la mujer, que es empleada doméstica y dice que Bulacio “era el que mantenía la casa”. También revela que la llamó el intendente de Olavarría.

Juan Francisco seguía al Indio a todos lados, y en su familia hablan de un presagio. Lo cuenta Gonzalo Torres, su primo: “Los hijos se enteraron por la tele. Y me hizo acordar las veces que el Colo decía que se iba a hacer famoso cuando se muera”. Como Walter, por un trágico final.

El otro caso de Olavarría es Javier León, de 42 años. Era de Los Polvorines y fue al recital con su esposa María José y su hijo adolescente, que hoy cumple años. Apenas esta mañana las fuentes policiales confirmaron el nombre de Juan Francisco Bulacio, surgieron las dudas y resultó inevitable la relación con el asesinato del 91.

Sin embargo, la abogada María del Carmen Verdú, representante de la familia Bulacio en aquella causa, descartó el parentesco. Según le dijo a Crónica, una hermana de Walter de hecho fue a Olavarría y volvió bien.

Hasta el momento, en circunstancias vinculadas a shows de Los Redondos y del Indio Solari se registraron decenas de heridos y al menos 6 muertos.

Walter Bulacio fue la primera víctma. El Estado argentino reconoció su responsabilidad y fue condenado en organismos internacionales.

En 1995 murió Javier Lencina, de 22 años, en Villa María, Córdoba. El chico viajaba en tren para asistir a un show de Los Redondos cuando, en circunstancias que no quedaron esclarecidas, se cayó.

En 2000 Jorge Pelé Ríos falleció tras permanecer 9 días internado con heridas de arma blanca: fue apuñalado durante la presentación de Los Redondos en la cancha de River.

En 2001, en el Estadio Olímpico de Córdoba, murió Jorge Filipi tras caer desde la platea al estacionamiento.