Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Rendimiento en las secundarias privadas duplica al de las públicas
Lo dice el Operativo Aprender. Para el Gobierno, la brecha no se debe a que las privadas sean mejores, sino a que las públicas tienen cada vez menos alumnos de clase media
22 de marzo de 2017
El escenario educativo heredado del kirchnerismo también hace agua.
El Gobierno difundió los datos finales de la prueba Aprender, que había sido tomada en octubre último a los alumnos de 6° grado y 5° o 6° año del país.

Los resultados fueron similares a los que venían dando otras evaluaciones de este estilo, con bajo nivel de desempeño de los estudiantes argentinos en matemática y lengua, y un alto grado de desigualdad.

Aunque esta vez hubo un dato que llamó la atención: la gran diferencia de desempeño entre los chicos que van a escuelas estatales y privadas.

El porcentaje de alumnos secundarios que alcanzaron un buen nivel en matemática y lengua en las escuelas privadas (el 41,4%) duplicaron al porcentaje de los que alcanzaron ese nivel en las escuelas públicas (el 19,9%).

Mientras que los que mostraron bajo rendimiento en escuelas estatales (el 55,6%) casi duplicaron a los de las privadas (el 30,1%). Respondieron 187.000 alumnos de escuelas públicas (el 66,5% del total) y 132.000 de privadas (el 84%). En la primaria también hubo diferencias entre los dos tipos de modalidades educativas, pero no tan pronunciadas.

Para el Gobierno y expertos consultados por Clarín, la brecha no se debe a que las escuelas privadas sean mejores, sino a que las estatales tienen cada vez menos alumnos de niveles socioeconómicos medios que, a medida que pueden, van migrando hacia la privada.

Especialmente, en la escuela secundaria. “Esto es lo que ha venido pasado en los últimos años. A medida que la gente tuvo recursos se fue de las escuelas estatales y así estos colegios se han vaciado de esa diversidad que los hacían tan ricos. Tenemos que trabajar mucho para revertirlo”, dijo a Clarín el ministro Esteban Bullrich. Guillermina Tiramonti, investigadora de FLACSO y profesora de la UNLP, coincide con el diagnóstico. ”En la secundaria importan mucho ciertos recursos que llevan los chicos a la escuela, como códigos lingüísticos complejos y la capacidad de dialogar con conocimientos abstractos. Esto está distribuido en forma desigual en la sociedad. Hoy las escuelas públicas atienden a los chicos más pobres y carentes de estos recursos educativos”, explica.

Y agrega otro factor que puede explicar los datos oficiales. “Las escuelas privadas están más organizadas institucionalmente. Los docentes faltan menos y, en general, están articuladas alrededor de un sentido de pertenencia (religioso u otro). Hay que cambiar la propuesta pedagógica de la secundaria, que está creada para principios del siglo XX. Hoy se necesitan nuevas subjetividades, y no hay motivo para pensar que un chico de los sectores populares no pueda insertarse en este nuevo modelo”.

Por su parte, Elena Duro, secretaria de Evaluación Educativa del Ministerio de Educación, cuenta que desde el Gobierno están realizando “diversos estudios para analizar las características de esta brecha, y qué otros factores están asociados”. “Hay escuelas estatales que muestran muy buenos resultados y eso se destaca en el informe. Pero la mejor forma de defender la escuela pública es mostrar qué está pasando”, afirma. De los datos que mostró Aprender, el que más preocupa es el desempeño en matemática en el último año del secundario. El 70,2% de los alumnos no llegó a un nivel satisfactorio, apenas si pueden reconocer algunos conceptos y resolver problemas sencillos. Mientras que el 41% está por debajo del nivel básico: solo pueden manejar las operaciones básicas: suma, resta, multiplicación y división.

En lengua, sólo el 53,6% de los estudiantes secundarios del último año alcanzaron un buen desempeño. La otra mitad de los chicos tienen bastantes dificultades para comprender un texto de relativa complejidad.

Combinando matemática y lengua, el 46,2% de los alumnos secundarios del último año está por debajo del nivel básico en ambas asignaturas. “Los resultados son malos. En contexto, la Argentina está cayendo en Latinoamérica. La situación se agrava en matemática, se agrava en el secundario y se agrava en la escuela estatal. Esa es la progresión que vemos y sobre la que tenemos que trabajar”, dijo Esteban Bullrich. En ciencias naturales y sociales el panorama es un poco más alentador. El 53,6% de los estudiantes secundarios mostró un nivel satisfactorio en Naturales mientras que el 34% un nivel avanzado en sociales. “El gobierno anterior había tenido una política de promoción de la ciencia, los datos muestran que cuando uno tiene políticas focalizadas las cosas mejoran”, dijo Bullrich.

Junto a la información de Aprender el Gobierno anunció también un proyecto de ley con reformas de largo plazo que enviarán esta semana al Congreso. Ahora, ¿cómo se sigue? ¿Servirá esta información para que mejoren las escuelas?

Para Gustavo Iaies, director de CEPP, el desafío ahora es “qué hacemos con los resultados. De nada vale preocuparnos el día en que se presentan los informes sino lo hacemos los demás días. El informe brinda datos generales, pero los que deben entenderlos, cambiarlos a partir de mejoras concretas, son los directores de las escuelas, aquellos que verán allí a sus alumnos y sus dificultades”. El Gobierno se comprometió a elaborar informes para las escuelas. “Cada una va a recibir, desde abril, un informe con diagnóstico y propuestas que hizo el Instituto de Formación Docente (Infod) para mejorar la práctica de enseñanza de acuerdo a las dificultades que tienen”, asegura Elena Duro.