Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La grúa ahora se llevó un auto con un nene dormido en el interior
La mujer dice que se alejó 40 metros del coche y cuando volvió no estaba. En la Ciudad aseguran que para los agentes fue "imposible" ver al chico
24 de junio de 2017
Otra vez la polémica con las grúas del Gobierno de la Ciudad que están a diario a la caza de autos en infracción.

Ahora, una mujer denunció que le acarrearon el auto con su hijo de siete años dormido en el interior.

Ocurrió el miércoles por la noche en Tagle y José León Pagano, en Recoleta.

Miriam contó que bajó de su auto para ayudar a personas en situación de calle y dejó a su hijo, de siete años, durmiendo.

Se alejó unos 40 metros y cuando volvió, el auto no estaba.

"Empecé a gritar y los vecinos se acercaron porque pensaron que me habían robado", dijo Miriam.

Los vecinos le dieron plata para un taxi y se fue hasta la playa de estacionamiento de infractores, junto la Facultad de Derecho, muy cerca del lugar donde le levantaron su auto.

"Cuando llegué no podíamos encontrar el auto. Yo estaba desesperada. Por suerte mi hijo nunca se despertó, así que no se dio cuenta de nada", contó la mujer sobre un hecho que podría haber desencadenado un trauma para el pequeño.

Incluso, la vecina denunció que fue maltratada por los agentes y el personal de la empresa de acarreos (STO), por lo que presentó una denuncia. "Fue todo muy feo y encima me amenazaron con hacerme ellos una denuncia a mí por abandono de persona", se quejó.

Miriam debió pagar $ 750 por el acarreo y luego recibirá la multa por mal estacionamiento.

Voceros de la Ciudad admitieron el hecho pero lo justificaron: "Se trata de un Volkswagen Gol mal estacionado. El operativo está documentado con fotos. Entre que la grúa llegó, se hicieron las fotos, el agente tomó los datos del auto, miraron el interior y lo engancharon, pasaron más de diez minutos. El auto tiene los vidrios polarizados, era de noche y el niño estaba acostado en el asiento trasero, tapado con camperas. Fue imposible verlo", explicaron.

Aseguraron que tanto el personal de la empresa de acarreos, como el agente de tránsito, tienen obligación de mirar el interior de los autos. Desde la Ciudad dijeron que toda la documentación del caso fue puesta a disposición del Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes porteño.

Este organismo será en encargado de evaluar si se realizará o no una denuncia por abandono de persona.