Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
12 de diciembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Los padres de Madeleine, casi sin esperanzas de hallarla
Crece el temor de que la niña haya sido asesinada. "Si Madeleine no aparece con vida, ojalá esté bien cuidada en el cielo", fue la dramática frase dicha por su madre
16 de junio de 2007
Los padres de Madeleine McCann, la niña británica de cuatro años desaparecida desde el pasado 3 de mayo en el sur de Portugal, aseguraron que si recibiesen la noticia de que su hija está muerta su religión "será puesta a prueba".

Kate McCann, madre de Madeleine, opinó de acuerdo a lo que reproduce la agencia Ansa, que su "fe en la Iglesia Católica se vería severamente puesta a prueba si Madeleine no regresa sana y salva".

Madeleine desapareció de su habitación cuando dormía junto a sus hermanos gemelos en el complejo turístico Ocean Club, de Praia da Luz, en Portugal, mientras sus padres cenaban en un restaurante de tapas aledaño.

En una entrevista con la revista católica The Tablet, Gerry y Kate McCann dijeron que pasan muchas horas al día orando para que su hija esté viva.

La niña está desaparecida desde hace seis semanas y la policía portuguesa descartó ayer una pista recibida a través de una carta anónima, acerca de que el cuerpo de Madeleine estaba supuestamente enterrado a la vera de un camino pedregoso, a 15 kilómetros al norte de donde fue secuestrada.

Durante su gira internacional para publicitar la búsqueda de la niña, los McCann visitaron el santuario de la Virgen de Fátima y se entrevistaron con el papa Benedicto XVI en el Vaticano.

Pero los padres de Madeleine dijeron que si su hija no aparece con vida, su religión católica "será puesta a prueba".

"Si no logramos que Madeleine regrese sana y salva, estoy seguro de que nuestra fe será severamente puesta a prueba", destacó Kate.

Aunque admitió que "finalmente, tendremos nuestra fe y también nos reconfortará que Madeleine estará bien cuidada en el cielo".

La madre de la niña sostuvo que se sintió "culpable al preguntarme: ¿Me hará este dolor quebrar la fe?" y agregó, que "se podría decir que después de lo que pasamos o se sigue con la religión o se termina para siempre con ella y a nosotros nos ha dado esperanzas y fuerza".

Por su parte, Gerry McCann contó que tras asistir a una misa en la capilla de Praia da Luz, experimentó una visión que le ayudó a comenzar la campaña para dar con su hija.

"Fue una experiencia extraordinaria, en la que vi un túnel y una luz al final, que se abría en múltiples direcciones", subrayó.

La policía portuguesa descartó que Madeleine estuviera enterrada en el sitio informado por una carta anónima, que fue entregada al periódico holandés De Telegraaf.