Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La mexicana que se desnudó otra vez para Playboy
“Me convencieron rápido para que pose desnuda”, admitió Dora Kerchen, conocida en el país azteca como "Dorismar". Parece que le tomó el gustito a posar para la revista
18 de junio de 2007
Su nombre completo es Dora Noemí Kerchen pero todos la conocen como "Dorismar". Es actriz, modelo, cantante, y conductora.

Trabaja en los medios desde los 15 años, primero en Argentina y desde el año 2000 en Miami.

Ahora volvió a posar para Playboy México y causó una verdadera revolución en el país azteca. Vea la infartante galería de fotos.

Un espectáculo cuyos sensuales movimientos fueron orquestados por el ritmo del más inspirado tango, fue el broche de oro de la noche en la que Playboy México develó a la conductora argentina Dorismar como su playmate del número de junio.

En las páginas interiores "Dorismar" luce diminutos trajes de baño en diferentes locaciones de Huatulco, Oaxaca, que eligió la producción de la publicación.

Esta es la primera ocasión que posa para la revista mexicana, aunque anteriormente apareció en la edición estadounidense del año pasado, donde fue elegida como una de las chicas latinas más sexy de la televisión latina.

La modelo argentina señaló a la prensa que dar el sí por segunda ocasión, para Playboy, no le fue tan difícil, como hace cuatro años, porque en esta ocasión se lo propusieron con mucha ´cachondería´ concepto que la hizo caer redondita.

"Me convenció muy rápido, más rápido de lo que imaginaba, en poco menos de un año me conquistó. Creo que el conejo mexicano es más cachondo, muy decidido y mucho más seguro".

Aunque esta es la segunda ocasión en la Dorismar posa para Playboy los nervios se hicieron presentes durante la sesión de fotos pero el gran equipo que la rodeo la ayudó a despojarse poco a poco de sus ropas.

"Los nervios siempre están presentes, sobre todo al principio cuando me fui quitando la ropa, pero se siente un cosquilleo al mismo tiempo muy interesante".

El escenario para esta sesión de fotos se llevó a cabo en las paradisíacas Bahías de Huatulco, México por el amor que le tiene a la naturaleza "si la vida no me hubiese hecho un ser humano, estaría en el agua y sería un delfín por la fuerza, la inteligencia, la destreza y la belleza que poseen".