Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
7 de diciembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Pekerman lo vivió con todo
Se mantuvo atildado durante buena parte del partido pero al final desató un festejo loco. Elogió el "rendimiento colectivo" del equipo y que "siempre quiere ganar"
16 de junio de 2006
Néstor Pekerman vibró al compás del equipo en la goleada ante Serbia y Montenegro.

El DT vio parado el primer tiempo y, más relajado, el segundo; dio muchas indicaciones y festejó los seis goles.

José Pekerman siguió el partido de pie, con el rostro serio, en el primer tiempo.

Con el correr de los minutos esa postura no cambió mucho. El semblante terminó siendo otro, sí, pero la seriedad llevan a pensar que el DT disfrutó por dentro pero no perdió de vista lo que viene.

Los festejos de los goles fueron un calco. El ritual, como en cada Mundial Sub-20, se repitió una y otra vez: José se abrazó con sus colaboradores como es costumbre. Levantó el puño y gritó con mucho desahogo los seis tantos.

Luego siguió el partido en silencio. La primera indicación fue para Saviola para que presione a Matija Kezman. A los 15 minutos tuvo que introducir el primer cambio: lo llamó a Cambiasso -entró por Luis González-, lo abrazó y le dio las indicaciones, para que se vuelque sobre la derecha y Maxi Rodríguez siga por el sector izquierdo.

Tras el segundo gol, llamó a Saviola y a Cambiasso para darles más indicaciones; le pidió al "Conejito" que presione más arriba: en esa jugada el delantero argentino salió a marcar, robó una pelota de manera muy inteligente y allí nació el tercer gol del partido.

Cuando los jugadores se iban al descanso, José se paró en la boca de las escaleras que llevan a los vestuarios. Serio, en silencio, sin felicitar a ninguno, esperó que pasen todos para luego sí bajar él en el último lugar.

En el segundo tiempo lo vivió más tranquilo. Por momentos se sentó y preparó los cambios. En el banquillo, abrazado a Tevez, le explicó qué quería que haga dentro del campo de juego.

Tras el partido, dijo que Argentina "es un equipo que siempre quiere ganar" y destacó el rendimiento colectivo frente a Serbia y Montenegro.

"El equipo lo demostró en el primer tiempo contra Costa de Marfil y también hoy. A Serbia quizás lo afectó su necesidad de buscar el triunfo después de la caída contra Holanda, y también el primer gol, que fue muy rápido", dijo.

"A pesar de la goleada, sigo pensando que Serbia y Montenegro es un equipo muy difícil. Lamentablemente para ellos, no pudieron demostrarlo", dijo Pekerman.

Sobre Lionel Messi, autor de uno de los goles indicó: "en pocos minutos demostró que es capaz de hacer muy buenas cosas".