Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
15 de diciembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Grupo GEOF terminó con la toma de rehenes en Tribunales
Más de una decena de personas permanecieron 14 horas retenidas en una "casa de citas" hasta que los efectivos ingresaron por la fuerza y las liberaron. Dos detenidos
5 de julio de 2007
Luego de 14 horas de toma de rehenes, el grupo GEOF ingresó al departamento en el que dos hombres, de 18 y 30 años, mantenían cautivas a diez mujeres que ejercían la prostitución en el lugar y logró su liberación y la detención de los delincuentes.

El ingreso de la policía ocurrió luego de intensas negociaciones, que anoche habían logrado la libertad de tres de los rehenes: dos hombres y una mujer.

El joven de 18 años fue trasladado por el SAME con heridas, pero no de bala, mientras que las rehenes se encuenran sanas y salvas, según señalaron fuentes policiales.

La decisión de tomar por asalto el departamento se habría tomado a partir de detectar incoherencias en los pedidos de los captores en los últimos momentos. Además, uno de ellos habría logrado que llegara hasta el lugar su novia.

El jefe de prensa de la Policía Federal, Daniel Rodríguez, había señalado anoche que "la negociación se estancó en las últimas horas porque los delincuentes están un poco nerviosos, lo que obstaculiza el diálogo". No obstante, había afrimado que la resolución del conflicto "estaría por caer" y destacó la labor en el lugar por parte del negociador quien "está trabajando muy bien", según Rodríguez.

Del edificio primero salieron tres de los rehenes "con los nervios y tensiones naturales de este tipo de hechos pero sin presnetar ningún tipo de lesiones", indicó la policía. Rodríguez indicó además que las personas fueron atendidas por personal del SAME en el lugar y que más tarde deberán dirigirse hasta la comisaría tercera para prestar declaración.

El asalto comenzó pasadas las 14 de ayer, cuando dos hombres, de 18 y 30 años, subieron armados con fines de robar el "privado" ubicado en el cuarto piso de Montevideo 497, entre Lavalle y Corrientes, a sólo tres cuadras del Palacio de Tribunales.

"Los ladrones dicen que tienen nueve rehenes, pero no lo tenemos chequeado", había dicho un alto jefe policial. Pero luego trascendió que serían trece los rehenes, tres de los cuales fueron liberados en la noche.

La policía fue avisada por un llamado telefónico y de inmediato se hicieron presentes en el lugar varios patrulleros de la comisaría tercera con jurisdicción en la zona.

En principio se pensaba que era un sólo delincuente, ya que, ante la llegada de los patrulleros, éste se asomó por la ventana con una mujer encañonada para amenazar a los efectivos y gritando que tenía "armas largas y granadas".

Sin embargo, la policía estableció luego que en el departamento había un segundo delincuente.

Toda la zona de Tribunales se vio alterada por el gran operativo policial, pues el tránsito fue cortado y se realizaron vallados para resguardar el lugar e iniciar las negociaciones.

Sin embargo, dentro del mismo edificio, donde funcionan varias oficinas y estudios jurídicos, quedó gente.

Al lugar arribó el Grupo Especial de Operaciones Federales (GEOF) -el mismo que actuó días atrás en el atrincheramiento del abogado Gabriel Novaro-, y comenzaron las negociaciones con los delincuentes a través de la puerta, según confió un jefe policial.

El comité de crisis está encabezado por el juez de instrucción porteño Juan María Ramos Padilla, pero también se hicieron presentes la fiscal Mariana García y, para darle garantías a los delincuentes, el defensor oficial de turno, Sergio Paduczak.

Incluso alrededor de las 16, se cumplió una de las exigencias de los delincuentes, ya que los ladrones arrojaron una larga soga confeccionada con sábanas anudadas a la que la policía ató cajas de pizza y gaseosas.

El dispositivo incluía varias ambulancias del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME).

La manzana delimitada por las calles Montevideo, Lavalle, Rodríguez Peña y Corrientes, estaba totalmente cortada al tránsito vehicular y peatonal.