Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
7 de diciembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La ministra dice ser víctima de una "operación brutal" para desplazarla
7 de julio de 2007
La ministra de Economía, Felisa Miceli, denunció hoy que es objeto de "una operación muy brutal" por parte de sectores que "están tratando de quedarse" con la
cartera que encabeza, al tiempo que negó que haya cometido un delito por guardar "60 mil" dólares en su despacho.

Además, expresó que sintió "mucho apoyo y comprensión" de parte del presidente Néstor Kirchner ante las denuncias en su contra y dijo que no pensó en renunciar, aunque señaló que eso depende del jefe de Estado.

"Esto está montado claramente para perjudicarme, es una operación muy brutal en contra mío. Alguien quiere capitalizar esto. Están tratando de quedarse con el Ministerio de Economía", denunció Miceli, al referirse al episodio del hallazgo de dinero en efectivo en su despacho.

Al ser consultada acerca de si la "operación" que denunció en su contra proviene de algún funcionario el Gobierno nacional, la ministra dijo: "No estoy acusando directamente a nadie, prefiero que cada uno saque sus propias interpretaciones y conclusiones, sé que evidentemente hay alguien aquí que ha operado esta manera de
forma muy fuerte, muy brutal".

De todos modos, luego advirtió que quienes reclaman su renuncia "sospechosamente son los mismos que también quisieron imponer en el Caso Greco que nosotros habíamos actuado mal".

Miceli recordó que en torno al Caso Greco, su gestión hizo denuncias penales contra funcionarios que actuaron durante la gestión de Roberto Lavagna al frente del Ministerio de Economía.

También criticó al senador radical Gerardo Morales, quien es compañero de fórmula de Lavagna y salió a pedir de maner pública su renuncia.

En el mismo sentido, defendió su actuación en el Caso Greco –relacionado con un juicio presuntamente fraudulento contra el Estado-, al señalar que evitó un
"perjuicio" al sector público por "600 millones de pesos".

"Se mueven muchísimos intereses en el Ministerio de Economía, millones y millones de pesos. Muchas veces decimos que no como en este caso y después aquí están las consecuencias", enfatizó, la ministra quien reconoció que para ella "han sido días de dolor" y que su familia la pasó "mal".

Además, remarcó en declaraciones radiales: "no soy una ministra de Economía que tenga una empresa detrás, ningún tipo de corporación que me respalde".

"Se me podrá cuestionar que no soy una ministra de Economía rica pero de ninguna manera que estoy moviendo dineros ilegales", enfatizó.

La funcionaria dijo que no entendía "tanto ensañamiento" en su contra y remarcó que "hubo ministros que firmaron cosas que le costaron al país cientos de millones de dólares y no sufrieron esto, o tenían consultoras y estudios".

También dijo que siente que se registra "un ataque político y evaluó: "No es a mí, es al gobierno, es un año electoral".