Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
13 de diciembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Premier británico expuesto a ataque terrorista por "error"
Detalles con los movimientos precisos que haría en los próximos días llegaron al celular de un estudiante. Scotland Yard lanzó una investigación sin precedentes
8 de septiembre de 2007
El equipo de seguridad del primer ministro británico, Gordon Brown, envió por error los detalles de los viajes y movimientos del jefe del gobierno británico al teléfono celular de un estudiante.

Scotland Yard lanzó una investigación interna sin precedentes para determinar las causas de la filtración.

Tom Dyer, de 19 años y oriundo del condado de Pembrokeshire (norte de Inglaterra), le contó al diario inglés The Sun que recibió en su teléfono celular cuatro mensajes de voz y uno de texto, en el que se detallaban los planes específicos de viaje y movimiento de Brown.

Los mensajes, que debían ser enviados a los asistentes del primer ministro, daban información precisa sobre dónde y cuándo estaría el premier en los próximos días, y acerca de un viaje en tren que iba a realizar Brown.

Esa información es altamente confidencial, debido a posibles atentados terroristas contra la figura del premier, explicó el Sun.

Tras el error, un vocero de Scotland Yard declaró que un guardaespaldas "cometió un error sin quererlo".

El Sun informó que Brown iba a viajar el 6 de septiembre desde la estación de tren de Paddington, en Londres, a Bristol. Los mensajes detallaban la plataforma, hora del tren, número de vagón y la hora exacta en que iba a llegar a destino.

El periódico londinense informó que aunque el viaje del primer ministro se realizó sin problemas, si los mensajes hubieran caído en otras manos, la seguridad de Brown "habría estado en serio peligro".

El detective que envió los mensajes, que debían ser enviados a una asistente del premier llamada Emma, también dio a conocer su propio número de teléfono, otra falla en los planes de seguridad y policiales.

Por su parte, Dyer, un estudiante de derecho, declaró al Sun: "No podía creer que este hombre hubiera dado tanta información".

"Debió haber discado mal y volvió a mandar los mensajes a ese número equivocado en lugar de controlar el número", agregó.

Scotland Yard confirmó que el asunto está siendo ahora investigado y aclaró que se revisarán las medidas de seguridad en torno al primer ministro. "El día 6 de septiembre, un oficial del Servicio de la Policía Metropolitana incorrectamente dejó mensajes sobre una operación policial en un teléfono celular de un miembro del público, en lugar de un oficial", subrayó la fuente policial.

En tanto, un vocero de Downing Street, la residencia oficial en Londres del primer ministro británico, indicó que no hará comentarios al respecto ya que nunca discute asuntos de seguridad.