Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
8 de diciembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Katz dijo que la situación en el puerto está "descontrolada"
27 de septiembre de 2007
El intendente de Mar del Plata, Daniel Katz, admitió este jueves que estaba "descontrolada" una marcha de trabajadores del puerto que derivó en destrozos en plantas de la terminal y atribuyó el conflicto a una "interna" gremial, de la que estarían participando "grupos de izquierda".

El intendente, en declaraciones a radio América, señaló que el titular de la comisaría tercera, Enzo Gasparini, sufrió un "fuerte golpe en la cabeza" durante la violenta manifestación que se estaba desarrollando en el puerto.

La marcha había comenzado esta mañana en el marco de un paro de trabajadores en reclamo de su regularización como personal de planta de los establecimientos elaboradores de pescado.

Durante el trayecto, uno de los manifestantes recibió un balazo en el tórax, aparentemente por parte de un empleado de la empresa El Dorado, aunque otras versiones indicaban que la bala le ingresó por el hombro.

Tras esta agresión, la manifestación de algo más de un centenar de personas continuó por el puerto de manera violenta y esta tarde, según Katz, estaba "descontrolada" y "desmadrada".

El grupo, dijo, estaba "rompiendo la zona del puerto de la Ciudad" y se manifestó "muy preocupado" porque ha habido una "escalada" en el largo conflicto con los trabajadores del sector que actualmente desarrollan sus tareas formando parte de cooperativas. Había en la zona del puerto, indicó, una "violencia absolutamente descontrolada, desmadrada".

Por eso estaban llegando a la ciudad, dijo, "fuerzas federales, el grupo Albatros" y también personal de la Policía provincial de otras jurisdicciones.

El refuerzo de la seguridad fue acordado por el jefe comunal con el ministro del Interior, Aníbal Fernández, reveló. Katz consideró que deben ser "detenidos" quienes estaban causando destrozos y destacó que con la llegada de efectivos de distintas fuerzas a la ciudad, "más que represión, lo que espero es que haya una presencia del Estado muy fuerte que ponga orden y seguridad y a resguardo los bienes de las personas".

"Espero que la sola presencia (de gendarmes y policías) desaliente que se siga con estas cosas", manifestó, porque "la impunidad no es buena en ningún sentido".

El intendente advirtió que los violentos hechos de hoy forman parte de una "interna y pujas por espacios de poder" en el seno del Sindicato de Obreros de la Industria del Pescado (SOIP).

Ante una consulta, Katz no descartó que los desmanes producidos hoy tengan intencionalidad política cuando falta poco para las próximas elecciones.

El jefe comunal admitió que en el sector portuario "hay mucho empleo en negro" y destacó que el conflicto está desarrollándose en el marco del Ministerio de Trabajo por lo que hoy, a pesar del paro declarado por trabajadores no regularizados, "80 o 90 por ciento de la gente estaba trabajando en las plantas".

Según Katz, "80 por ciento de la gente" que estaba participando de la manifestación "no pertenece a la actividad portuaria" y tendría una "fuerte identificación política, por las banderas que los identifican con grupos de izquierda".

Estos, dijo, "son los que están queriendo levantar a la gente que está trabajando en las plantas".