Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
15 de diciembre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Dos detenidos por la masacre de policías en La Plata
Uno es un empleado público provincial con actividad política y el otro un barrabrava de Estudiantes. Crece la hipótesis de un crimen pasional. Uno tiene un balazo en la mano
27 de octubre de 2007
Un empleado del Ministerio de Desarrollo Humano bonaerense y un barrabrava del club Estudiantes de La Plata fueron aprehendidos anoche por la presunta participación en el triple crimen de los policías en la Planta de Comunicaciones del Ministerio de Seguridad.

La conformación total del grupo atacante se completaría con un policía y otros dos hombres.

Las detenciones fueron hechas después de cinco allanamientos dispuestos por las fiscales Cristian Larroca y Leyla Aguilar.

Los allanamientos de viviendas realizados ayer procuraron evidencias para sostener la hipótesis de la venganza personal.

El primero fue en la casa de Leandro Fabián Colucci (28), que trabaja en la Mesa de Entradas del Ministerio de Desarrollo Humano. Es un cuadro medio de la Agrupación Eva Perón de La Plata alineada con el Frente para la Victoria.

Colucci tiene antecedentes por hurto de tarjetas de crédito en 2004 y quedó como sospechoso porque fue novio de una mujer policía que mantenía una relación amistosa con Alejandro Vatalaro, uno de los oficiales asesinados hace ocho días.

Entre los posibles móviles de los asesinatos de Alejandro Vatalaro, Ricardo Torres Barbosa y el sargento Pedro Díaz estuvo la causa pasional.

Hasta ayer no había elementos que vincularan a Colucci con "la materialidad de hecho".

Pero en su poder se habrían hallado un par de zapatillas cuyas huellas coincidirían con las descubiertas en el lugar de los asesinatos. También se halló un automóvil Chevrolet Corsa blanco que habría trasladado a los asesinos. Además, en la casa en la que vive con su madre encontraron balas 9 milímetros, el mismo calibre con el que fueron rematados los policías. Y rastros de sangre en alguna de sus ropas.

También se halló un hierro con pelos adheridos y, en el entrecruzamiento de datos, los peritos encontraron en el teléfono de la muchacha que había iniciado una relación con Vatalaro un mensaje: "Le tocó a Alejandro y después te toca a vos".

Otro procedimiento fue en la casa de un barrabrava de Estudiantes, en 62 entre 142 y 143. El hombre, de apellido Mastrovita comprometió su situación por una herida que presentaba en una mano compatible con la defensa a tiros que intentó el sargento Pedro Díaz, antes de su muerte.

Mastrovita explicó que se trataba de una lesión provocada en una gresca callejera, pero el argumento no convenció a la Fiscalía. Los peritos encontraron tres cuchillos del tipo utilizado por paracaidistas.

También fue inspeccionada la vivienda de un ex policía, en el barrio de Los Hornos, aparentemente sin resultados. En Ensenada, por la tarde y en busca de armas, se allanó la vivienda de un barrabrava de Cambaceres. El hombre de apellido Uriarte y se cree que también Colucci, está cercano a grupos violentos de la UOCRA, que fueron parte de los enfrentamientos de octubre de 2006 en la Quinta de San Vicente, cuando el traslado de los restos de Juan Perón. Uriarte tenía ayer un brazo enyesado.

En la calle 59 y 131, junto a las vías desiertas del ferrocarril Provincial, policías y peritos requisaron la casa de uno de los jefes de la barra brava de Estudiantes de La Plata: para las fiscales no había evidencias para detenerlo.