Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
16 de diciembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Cáncer de Próstata: el tiempo como factor clave
22 de marzo de 2007
En la Argentina, el cáncer de próstata es una enfermedad frecuente y con elevada mortalidad. El diagnóstico precoz aumenta la posibilidad de cura en un 80 a 90 por ciento de los casos. En este sentido, la prevención se presenta como la mejor arma para combatir la incidencia de esta enfermedad.

Según estadísticas del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires el cáncer de próstata constituye la primera causa de cáncer y la tercera si se toman ambos sexos (detrás del de mama y de colon). En esa provincia la incidencia es de 47 nuevos casos cada 100 mil habitantes, esto significa un total de 3.200 afectados por año.

El riesgo de cáncer de próstata crece con la edad y aumenta rápidamente a partir de los 50 años es por ello que se recomienda a los hombres realizarse un examen una vez al año. Aquellos que cuentan con antecedentes en la familia deberían llevarlo a cabo a partir de los 45 años en busca de alteraciones de la próstata.

Más del 80 por ciento de los cánceres de próstata se diagnostican en hombres desde 65 años de edad, haciendo que ésta se convierta en el factor de riesgo más importante. Pero no en el único. Algunos factores como ser la raza negra, tener antecedentes familiares y los niveles altos de testosterona pueden acelerar o causar el desarrollo del cáncer de próstata. También existe alguna evidencia de que una dieta alta en grasa animal y no realizar actividad física podrían incidir pero aún no se ha podido comprobar.

A qué prestarle atención
Para el diagnóstico precoz es fundamental conocer los síntomas. Ante la presencia de alguno de ellos, el paciente debe consultar al médico sin demora.

• Disminución del calibre o interrupción del chorro urinario.
• Aumento de la frecuencia de la micción (especialmente por la noche).
• Dificultad para orinar.
• Chorro miccional entrecortado
• Dolor o ardor durante la micción.
Estos síntomas no están necesariamente relacionados con un cáncer de próstata pero la consulta temprana es esencial.

Diagnóstico y tratamiento
Durante la consulta, el médico conducirá un interrogatorio sobre los síntomas, realizará un tacto prostático que permite detectar anomalías y le solicitará un análisis de sangre al paciente. En caso de sospecha se indicará la realización de una biopsia prostática transrectal, lo que confirmará el diagnóstico. Una vez diagnosticado el tumor de próstata se lleva a cabo la estadificación del mismo con tomografía nuclear magnética o centellograma óseo. Luego, se decidirá el tratamiento a seguir.

Cada tratamiento tiene una indicación específica e incluso algunos pueden combinarse:
- Hormonoterapia: funciona privando a las células cancerígenas de las hormonas masculinas que necesitan para crecer y multiplicarse. Suele recomendarse cuando el tumor se dispersó a otros lugares del cuerpo.
- Radioterapia: utiliza rayos para eliminar las células cancerígenas y reducir el tumor. A veces es recomendada luego de una cirugía para combatir las células cancerígenas restantes luego de la operación o incluso puede ser utilizada en combinación con la hormonoterapia.
- Cirugía radical: puede utilizarse para remover completamente la próstata (prostatectomía), o sólo parte de ella.

El tratamiento del cáncer de próstata depende del tamaño y la localización del tumor, si presenta o no compromiso metastásico, y del estado de salud general del paciente, cada caso es particular. Deberán tenerse en cuenta los efectos secundarios y los beneficios de cada opción, especialmente aquellas que afecten la actividad sexual y la calidad de vida.