Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de enero de 2018
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Una novedosa intervención quirúrgica
Esta intervención se realizó en un quirófano híbrido con equipamiento angiográfico y robótico que permite realizar un procedimiento menos invasivo, con una mejor y más rápida recuperación del paciente.
4 de octubre de 2012
En el Hospital Italiano de Buenos Aires se realizó el primer tratamiento de un aneurisma de aorta abdominal con un cierre arterial percutáneo en un quirófano híbrido con equipamiento angiográfico y robótico. El nuevo dispositivo permite tratar este tipo de aneurisma de forma completamente cerrada. A las 48 horas de la intervención, el paciente fue dado de alta con buena evolución clínica y sin complicaciones relacionadas a la utilización del cierre percutáneo.

El aneurisma de la aorta abdominal es la dilatación de la arteria aorta, y cuando presenta más de 5 centímetros de diámetro tiene indicación de cirugía para evitar el riesgo de rotura, a la cual se asocia un 90 % de mortalidad.

El tratamiento de esta patología era exclusivamente mediante cirugía a cielo abierto, hasta que en el año 1990 el Dr. J.C. Parodi, de nacionalidad Argentina, desarrolló la técnica endovascular, que consiste en la colocación de una endoprótesis, desde el interior de la arteria, para impedir el pasaje de la sangre al aneurisma, excluyéndolo de la circulación.

En la actualidad, el tratamiento endovascular es mini invasivo y existen dos alternativas para introducir la endoprótesis al sistema circulatorio. La más utilizada, hasta la aparición del nuevo dispositivo de cierre arterial percutáneo, consiste en la realización dos incisiones inguinales, con la finalidad de exponer ambas arterias femorales e introducir la endoprótesis.

Gracias al avance tecnológico y a partir del nuevo dispositivo de cierre, la endoprótesis se introduce por punción, sin necesidad de realizar incisiones.

Esto último se debe a que el dispositivo cuenta con un sistema de suturas arteriales internas que ocluyen los orificios una vez que se retiran los instrumentos utilizados para realizar el tratamiento endovascular del aneurisma. De acuerdo a las características de cada paciente y de cada caso, el equipo médico decide cuál es el método indicado para su tratamiento.

Las ventajas que presenta frente a la práctica habitual son: menores complicaciones relacionadas a las incisiones, menor tiempo de cirugía y de egreso hospitalario y retorno a las actividades cotidianas en un período más corto.

El cierre percutáneo se utiliza desde hace algunos años en Europa y en Estado Unidos y en nuestro país, el Hospital Italiano es pionero en la utilización de este dispositivo para el tratamiento endovascular del aneurisma de aorta abdominal.

La intervención estuvo a cargo de un equipo multidisciplinario formado por el Dr. Roberto Battellini, Jefe del servicio de Cirugía Cardiovascular, Dr. Vicente Cesáreo, del servicio de Cirugía Cardiovascular, los Dres. Oscar Peralta, Esteban Mendaro y Martín Rabellino de la sección de Angiografía y Terapia Endovascular del Servicio de Diagnóstico por Imágenes dirigido por el Prof. Dr. Ricardo García Mónaco.