Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
10 de diciembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El padre de las vacunas modernas, en Argentina
Rino Rappuoli presentó la técnica revolucionaria de vacunología reversa, con la que se puede ganar la batalla a enfermedades críticas como la meningitis B
29 de septiembre de 2017
El máximo referente en Vacunas a nivel mundial, Rino Rappuoli, estuvo en el país presentando la vacunología reversa y su último desarrollo científico. En una rueda de prensa, el científico creador de muchas de las vacunas más importantes en la historia de la medicina moderna, expuso la técnica que dio como resultado la vacuna contra el meningococo B, uno de los tipos de meningitis más comunes en Argentina que hasta el momento no tenía prevención.

Con esta vacuna, que ya se encuentra disponible en nuestro país en el mercado privado, se logra dar solución a un grupo de meningococo que representó el 51,5% de los casos registrados en el año 2015 por el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas (INEI)-ANLIS Dr. Carlos Malbrán.

Rappuoli explicó que la técnica utilizada en otras vacunas contra meningococo, como es el caso de la vacuna tetravalente conjugada contra los serogrupos A, C, W e Y, no servían para el meningococo B, por eso fue necesario desarrollar una nueva tecnología.

Así, por primera vez en la historia se incorporó la biotecnología para lograr la secuenciación del genoma en desarrollo de las vacunas. Esto significó un cambio revolucionario con respecto a la manera tradicional de desarrollar vacunas, que era a través de la fermentación de las bacterias. De esta forma, se abrió la posibilidad de hallar antígenos para desarrollar vacunas que no podían ser realizadas con el método clásico. Después de 15 años de trabajo, finalmente se logró descubrir la forma de inmunización contra el meningococo B, un gran avance en materia de Ciencia y Salud.

La vacunología reversa fue un hecho revolucionario porque a través del uso del genoma de las bacterias se abrió la puerta a cientos de nuevas vacunas potenciales. Así, se puede reducir el tiempo necesario para identificar nuevas vacunas y encontrar vacunas contra enfermedades que todavía no tienen prevención posible.

De esta forma, con la informática aplicada al trabajo en el laboratorio se llegó a esta nueva vacuna contra una enfermedad crítica como la meningitis. Gabriela Vidal, Gerente Médica de Vacunas para Cono Sur, explicó que ésta tiene un alto impacto social porque es una enfermedad que suele ser mal diagnosticada y tiene un curso rápido: “Una persona de estar sana puede fallecer dentro de las primeras 24 a 48 hs. del inicio de los síntomas”.

Además, una vez contraída la meningitis, entre el 5 y el 10% puede fallecer, aunque hayan recibido el tratamiento adecuado. Y, entre los sobrevivientes, existe una alta probabilidad de sufrir una discapacidad de por vida. La población más vulnerable con mayor riesgo de contraer la enfermedad son lactantes menores de un año porque tienen un sistema inmune que todavía no está suficientemente desarrollado para producir anticuerpos que los protejan y porque los anticuerpos maternos van disminuyendo luego del nacimiento. Mientras que los adolescentes constituyen el grupo con mayor riesgo de transmisión de la enfermedad.

Los síntomas más frecuentes de la meningitis varían de acuerdo a los diferentes grupos etarios y pueden incluir: fiebre, vómitos, irritabilidad, dolor de cabeza, rigidez de cuello en los mayores de 1 año, fotosensibilidad, sarpullido con manchas rojas y letargo.

El contagio se da fácilmente de persona a persona, a través de secreciones respiratorias o de la garganta. Por esto, es importante la concientización sobre la vacunación, que es una herramienta fundamental para prevenir la enfermedad y salvar numerosas vidas. Resulta de suma importancia la difusión de información a las familias sobre la prevención a través de la vacunación y la consulta precoz; aspectos vitales que pueden evitar o reducir el riesgo de muertes y secuelas por meningitis.