Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Nutrición: Los beneficios de comer en familia
En el marco de la campaña abierta y gratuita “Conociendo nuestra salud”, se elaboró un informe de la carrera de Nutrición, coordinada por la Lic. Marcela Leal, sobre los beneficios de comer en el marco del ambiente familiar.
20 de octubre de 2017
El programa "Conociendo nuestra salud" está organizado por las carreras de Bioquimica y Farmacia de la Universidad Maimónides, los días 25, 26 y 27 de octubre. Participan docentes y alumnos de las carreras de odontología, pediatría, musicoterapia, kinesiología, entre otros.

En cuanto a la importancia de realizar las comidas en familia, es fundamental acompañar al niño durante su momento de ingestión de alimentos, sobre todo considerando que el estilo de vida actual, fundamentalmente en zonas urbanas, muchas veces dificulta que se realicen comidas en familia.

Cuando el niño tiene aproximadamente un año de deben integrar a la comida familiar, adaptándose al ritmo de vida de la misma. Las comidas para él serán pequeñas y frecuentes, con lo cual será conveniente que ingiera desayuno, almuerzo y cena como tres comidas importantes y dos refuerzos o colaciones a media mañana y media tarde. Este esquema horario evita que se alimente en forma desordenada y aprenda a la vez a registrar el hambre y podes saciarlo.

En la familia el niño tiene sus primeras experiencias de socialización alrededor de las comidas. Experimenta con nuevos alimentos y aprende cómo comportarse. Es fundamental reconocer que las comidas familiares desempeñan un papel decisivo en la transmisión de hábitos y brinda al niño un sentido de pertenencia.

En la edad escolar (6 a 11 años), el horario de las comidas se adapta a las actividades familiares escolares. El mundo de los niños en esta etapa se amplía y son mayores las oportunidades para comer afuera; escuela, casa de amigos, calle. Aunque en esta etapa el niño prefiere comer en compañía de sus amigos, es importante crear el interés por la comida familiar, la oportunidad de crear hábitos de consumir alimentos saludables. El niño necesita aún un marco de referencia para poder seleccionar adecuadamente sus alimentos “fuera de casa”.

No debería pasar un período de tiempo mayor a 5 horas entre las comidas más importante, por ejemplo desayuno, almuerzo y cena. De existir es conveniente ingerir un refuerzo o colación en forma intermedia.

En la etapa Adolescente encontramos que el estilo de vida del adolescente y el ambiente sociocultural que lo rodea, sumado a los cambios psíquicos propios de la edad, constituye un riesgo para adquirir hábitos alimentarios incorrectos.

Algunas encuestas informa como “forma de comer” a esta edad, que un alto porcentaje de adolescentes come frente al televisor o sin compañía (solos). Los estudios muestran que la prevalencia de obesidad aumenta un 2% por cada hora adicional frente al televisor.

Además es importante recordar que el gasto necesario para ver televisión es menor que el requerido para realizar otras actividades. El producto más publicitado es la comida en los programas infantiles. Es común comer mientras se mira televisión lo que aumenta el consumo de alimentos entre las comidas.