Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
16 de diciembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Por Leonardo Coscia
Cómo afectan las fiestas a personas hipertensas
Con la llegada de fin de año afloran emociones que pueden influir en la presión arterial, generando elevaciones transitorias (a veces de gran magnitud) en personas hipertensas. Cambios de hábitos típicos de esta época pueden provocar descuidos con la medicación
7 de diciembre de 2017
Frente a la proximidad de las fiestas y despedidas de fin de año, la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA) advirtió que durante este período suelen evidenciarse episodios de aumento de la presión arterial.

“Las Fiestas representan un tiempo de celebración, de encuentros y de comidas compartidas. Inspiran proyectos nuevos y abren oportunidades de cambio, pero algunas ocasiones, también pueden acarrear sentimientos de angustia o de tristeza por quien ya no está, o temor al encuentro con personas que quizás no queremos ver. Todas estas emociones –buenas y malas- pueden influir en la presión arterial, generando por ejemplo elevaciones transitorias (a veces de gran magnitud) en hipertensos que venían bien controlados”, señaló Jessica Barochiner, vocal de la comisión directiva de SAHA.

Con respecto al menú de las Fiestas, la sugerencia es “incluir múltiples y coloridas ensaladas, que entre otras cosas aportan mucho potasio, que es beneficioso para la presión. También podemos experimentar probando diferentes condimentos (como limón, vinagre, aceto balsámico, aceite de oliva y pimienta) en reemplazo de la sal, ya que su consumo elevado resulta nocivo”, destacó Judith Zilberman, presidenta de la SAHA.

Esta especialista agregó que los frutos secos, típicos de estas fechas, son ricos en Omega 3 y 9, dos grasas favorables. Con respecto a las bebidas, Zilberman recordó que el consumo de alcohol en forma moderada no perjudica a la presión, pero en exceso puede aumentarla.

En los festejos de fin de año es muy común bailar durante horas, a veces sin darse cuenta: “Para quien no está acostumbrado, esto puede ser agotador y generar importantes dolores en músculos y articulaciones, que se notan recién al día siguiente y suelen desalentar la realización de actividad física en forma programada y regular, mucho más útil en cuanto a sus beneficios para la salud. Por lo tanto es importante hacer pausas durante el baile para recuperar el aliento, hidratarse y estirar o elongar los principales músculos que utilizamos al bailar”, indicó Barochiner.

Los referentes de SAHA agregaron que las fechas de fin de año son muy buenas para plantearse a corto plazo el objetivo de realizar ejercicio de manera habitual, teniendo en cuenta que, para cada persona, siempre hay una actividad física saludable, de acuerdo a su edad, necesidad actual, posibilidad de movimiento y experiencia previa.

Con respecto a la medicación, con todas las emociones que sobrevienen en estas fechas, sumadas al hecho de que solemos romper con nuestras rutinas, acostándonos fuera de hora o comiendo fuera de casa, no son raros los casos de olvidos en la toma de los remedios: “En las personas más obsesivas la duda podría llevarlas incluso a tomar dos veces la misma medicación, con los riesgos que esto puede acarrear. En este sentido, tanto para la medicación de la presión, como para otros remedios, es aconsejable armarse un pastillero casero con todos los remedios que tenemos que tomar en esos días, a fin de controlar la toma exacta”, sugirió Barochiner.

En resumen, la recomendación es “sacar el foco del festejo centrado en la comida y pensar a esta última como un elemento más de la reunión, donde también puede haber baile, programas para salir a caminar y quemar calorías al día siguiente y conversaciones sobre nuevos y estimulantes proyectos para el año que comienza. Todo esto redundará en un disfrute más saludable”, concluyó Zilberman.