Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
27 de mayo de 2018
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Por Leonardo Coscia
La vuelta a clases y el cuidado con el uso de las mochilas
Los chicos volvieron finalmente a las aulas. Los especialistas advierten que el exceso de peso de las mochilas es un problema que se agrava y trae consecuencias a futuro. ¿Qué deben hacer los padres?
1 de marzo de 2018
“El exceso de peso en las mochilas es un problema grave, ya que los huesos en esa edad se encuentran en proceso de crecimiento. La carga excesiva en la espalda puede condicionar la postura. Hoy en día los chicos llevan bastante peso y lo recomendable es reducir el tiempo en que llevan ese peso en los hombros”, explica el doctor Andrés Ferrero, jefe del Programa de Escoliosis del Hospital de Clínicas.

En caso de llevar la mochila al hombro, el especialista recomienda que el peso no supere el 10 a 15% del peso corporal, de acuerdo a la edad, constitución y estado físico de cada uno. Lo ideal es regular la carga haciendo foco en llevar lo indispensable y nada más. Otra opción es cambiar las mochilas con tiras por las mochilas con ruedas, que reducen las consecuencias a largo plazo.

Los colegios e instituciones pueden colaborar, teniendo en cuenta el tipo de material que el alumno emplea durante el año. También es conveniente que dispongan de armarios o estantes de distintas alturas para guardar mochilas, libros, carpetas, etc.

“Las mochilas muy pesadas no generan deformidad a corto plazo, pero traen alteraciones musculares que pueden causar dolor. Lo principal es prevenir”, puntualiza Ferrero.

Los chicos y adolescentes se encuentran en etapas de desarrollo. “Es habitual que puedan sufrir dolores propios del crecimiento” afirma el especialista y agrega que “si perduran en el tiempo, se tiene que hacer la consulta con el médico para descartar alguna patología”.

Uno de los problemas de salud más comunes en la espalda de los jóvenes es la escoliosis, que es la alteración en la forma de la columna. “El crecimiento alterado de la columna puede traer severas consecuencias a futuro. Lo típico de estas escoliosis es que no tengan dolor, por lo que se detecta prestando atención a la postura y la forma de desarrollo de los adolescentes. Si los padres o maestros detectan que un chico tiene, por ejemplo, un hombro más alto que el otro o permanece con posturas alteradas es tiempo de consultar al traumatólogo”, sostiene Ferrero.

El Programa de Escoliosis del Hospital de Clínicas está trabajando con los colegios universitarios, el Carlos Pellegrini y el Nacional Buenos Aires, para brindar controles gratuitos como parte de los chequeos anuales obligatorios que dan el apto físico. “A partir de esta iniciativa, instalamos la idea de prevención y diagnóstico temprano. El puntapié inicial son estas escuelas pero nos planteamos extender la misma modalidad de control obligatorio a otras escuelas de la Ciudad para luego llegar a nivel nacional”.

Algunos puntos básicos para recordar:

- El tiempo óptimo para llevar la mochila es de 15 minutos.

- Usar ambas correas, para evitar sobrecargar uno de los hombros. Esto reparte equitativamente el peso.

- La mochila ideal es aquella que descansa y se adapta a la curva de las vértebras dorsales y termina por encima de la zona lumbar unos 5 cm, evitando cargar dicha zona.

- Al levantar la mochila, como cualquier otro peso, debe hacerlo flexionando ambas rodillas.

- Es importante llevar en la mochila sólo lo necesario para cada día.