Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
13 de octubre de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Simbióticos para proteger el sistema inmune
20 de julio de 2006
En los últimos cinco años se han producido importantes avances en el conocimiento básico, a través de los cuales opera la respuesta inmune. Esto ha permitido la introducción de nuevas estratégias terapéuticas entre las que sobresale el desarrollo de los alimentos simbióticos.

A pesar de vivir en un sistema densamente poblado, el sistema inmune es el encargado de proteger al ser humano de agentes microbianos potencialmente patógenos. Sólo en pocas ocasiones se sufren procesos infecciosos evidentes desde el punto de vista clínico. Cuando esto sucede, la mayoría de las veces, la infección suele resolverse con rapidez gracias al desarrollo de una respuesta inmune que integra mecanismos propios de la inmunidad innata y adaptativa.

Según explió Liliana Bezrodnik, jefa del servicio de inmunología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. “la lucha a la que debe enfrentarse el organismo es titánica y el resultad frente a la mayoría de los patóganos es favorable”.

La naturaleza del estímulo externo (tipo de agente infeccioso o alergeno) condiciona la participación de los diferentes componentes del sistema inmune. La respuesta comienza con el reconocimiento de las células de la respuesta innata por medio de receptores presentes en su membrana celular, es decir, atrones moleculares específicos de los microorganismos, por ejemplo, los contenidos en sus paredes. “En otras palabras, su función es detectar una partícula extraña. Las diferencias con el agente agresor es la llave que inicia una serie de eventos n cascada con la finalidad de erradicar al invasor. Si el proceso comenzado no logra contener la infección, entonces se pondrá en marcha la respuesta inmune adoptiva”, puntualizó Bezrodnik.

La especialista destacó que la inmunidad innata “cuenta con uno de los sistemas más importantes de defensa: las barreras naturales y, entre ellas, el sistema inmune de mucososas. Este tiene un papel preponderante frente a las agresiones ambientales ya que debe contenerlas mediante la presencia de un ejército que se encuentra estratégincamente dispuestos para defender el sistema”.

La inmunóloga destacó que el sistema inmune de mucosas del intestino “representa el 70 por ciento de las actividades de las defensas. Está compuesto por células y diversas sustancias solubles que interactúan para montar una respuesta adecuada. Están en contacto con diversos organismos patógenos que tienen que estimular la respuesta local de anticuerpos neutralizantes del tipo de inmunoglobulinas A y un efecti anti-inflamatorio local, que inducen un estado de tolerancia”.

En los últimos años, se han producido importantes avances en el conocimiento básico a través de los cuales opera la respuesta inmune. Estos formidables adelantos fueron volcados a la clínica mediante centenares de protocolos terapéuticos que incluyen decenas de miles de pacientes. Esto abre el camino para nuevos tratamientos de enfermedades infecciosas y neoplásicas.

“Los alimentos simbióticos, es decir aquellos que conjugan probióticos y prebióticos, entran dentro de este grupo de tratamiento que intentan modular la respuesta inmunológica induciendo tolerancia y combatiendo contra agentes infecciosos como en la prevención de enfermedades cancerígenas”, destacó la médica.