Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
29 de marzo de 2020
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Alberto Fernández: "Los únicos privilegiados serán quienes quedaron atrapados en la pobreza"
"Sin pan no hay libertad ni democracia", dijo al pronunciar su discurso. Macri le puso la banda presidencial y le entregó el bastón de mando mientras en las gradas se cantaba la marcha peronista
10 de diciembre de 2019
Tras jurar como presidente de la Nación, Alberto Fernández aseguró que "nadie sobra en nuestra Nación, apostar a la fractura y a la grieta sería equivocarnos". Convocó "a la unidad de toda la Argentina en pos de un nuevo contrato ciudadano social". Admitió que "va a llevar algún tiempo lograr" la recuperación de la economía, como consecuencia de "las malas decisiones" adoptadas por el gobierno de Mauricio Macri.

Dijo que impulsará un Estado "presente y constructor de una economía social" y anunció que creará un sistema masivo de créditos no bancarios a tazas bajas.
Prometió "garantizar la transparencia" en la administración de la obra pública que llevará adelante durante su Gobierno. "Nuestro compromiso es garantizar la transparencia en la administración de obra pública, podrán acceder a todos proyectos de la obra. Selección y empresa ejecutora, monitorear los avances", prometió Alberto Fernández.

En ese sentido, se quejó que en "pleno siglo 21, millones de argentinos no tengan un techo".

Fernández hablo de "prioridades" económicas, ya que las familias están "asfixiadas" por los "altos niveles de endeudamiento" porque han tomado créditos "para comprar alimentos, remedios o pagar facturas de servicios".

También refirió a la situación "dramática" de las pequeñas y medianas empresas y aseguró que en la economía que viene se tendrá en cuenta al "cooperativismo y la agricultura familiar": "la cultura del trabajo se garantiza creando trabajo, no de otro modo".

En ese sentido, refirió a que en los jóvenes el índice del desempleo es del 30 por ciento y en las mujeres más aún, sumado a que más de un millón de jóvenes "no estudian ni trabajan".

"Va a llevar algún tiempo lograr aquello que todos queremos", expresó Fernández ante la Asamblea Legislativa.

En su primer discurso como Presidente, sostuvo que en los próximos días convocará a todos los sectores para "impulsar un conjunto de medidas económicas y sociales que comiencen a revertir el atraso social y productivo".

Dijo, al respecto, que impulsará "la puesta en marcha de acuerdos básicos" para que "la Argentina se encienda y pueda volver a caminar".

En ese pasaje de su discurso, señaló que el macrismo dejó "la tasa de desocupación más alta desde 2006", y llevó "el dólar de 9,70 a 63 pesos solo en cuatro años".

"La Argentina no para de achicar su economía", afirmó Fernández, e indicó que "la pobreza actual está en los valores más altos desde 2008, se han retrocedo más de 10 años".


"Vengo a convocar a la unidad de toda la argentina en pos de un nuevo contrato ciudadano social, fraterno y solidario", sostuvo el flamante mandatario en el Congreso.

En su discurso de asunción, el jefe de Estado destacó su "compromiso democrático" para que se garantice "el respeto a los disensos".

"Las insuficiencias y problemas de la democracia se resuelven con más democracia", añadió.

"No cuenten conmigo para seguir transitando el camino de la división", dijo.
"Vengo a invitarlos a construir esa sociedad democrática que aún nos debemos", señaló.

"Toda verdad es relativa, de la suma de esas verdades relativas, tal vez podamos sacar una verdad superadora", dijo al citar a Néstor Kirchner. Dijo que "para poner a la Argentina de pie el proyecto debe ser propio y no por alguien de afuera con remanidas recetas que siempre han fracasado".

"Para poner a la Argentina de pie el proyecto debe ser propio y dictado por nosotros y no por alguien de afuera con remanidas recetas que siempre han fracasado", sostuvo el flamante mandatario en el Congreso.

En su discurso de asunción, el jefe de Estado enumeró los indicadores económicos que recibe de la gestión de Mauricio Macri y advirtió que "detrás de estos terroríficos números hay seres humanos con expectativas minadas".

"El tejido social está estado de extrema fragilidad por la fuga de capitales. Hemos pasado del estancamiento a una caída libre", añadió.

Asimismo, confirmó que no le dará tratamiento parlamentario al proyecto de Presupuesto enviado por Macri: "No refleja las realidades sociales ni los compromisos de deuda que se han asumido".

Default

El presidente advirtió que el gobierno saliente de Mauricio Macri deja al país en un "virtual default" por lo que se necesita "aliviar la carga de la deuda".

Como punto central en su discurso, el flamante presidente hizo foco en la economía y aseguró que se necesita una Argentina "donde haya incentivos para producir y no para especular".

"No hay progreso sin orden económico, para ordenar la economía necesitamos salir del más ajuste, mas recesión y más deuda. Han dejado al país al en un virtual default", agregó.

En ese sentido, aseguró que "los únicos privilegios" son aquellos que "han quedado atrapados en el pozo de la pobreza y la marginación".

Sobre el FMI
Garantizó que su administración no repetirá "la misma historia de técnicos imprudentes que prometen planes que no van a poder cumplir", poniendo en riesgo "a los argentinos". "No vamos a repetir la misma historia de técnicos imprudentes que prometen planes que no van a poder cumplir", expresó Fernández.
En su primer discurso como mandatario nacional, señaló que recibió un "país frágil" y "lastimado", y dijo: "No hay pago de deuda que se pueda sostener si el país no crece, para poder pagar hay que crecer primero".

"El plan macroeconómico es una pieza central, pero que no está aislado de un plan nacional de desarrollo. Vamos a trabajar de manera simultánea en nuevos ejes", expresó.

Además, aseguró que buscará tener una "relación constructiva" con el Fondo Monetario Internacional (FMI), porque "el país tiene la voluntad de pagar, pero carece" de los medios.

"Los acreedores tomaron el riego de invertir en un modelo que ha fracasado en todo el mundo", enfatizó.