Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
27 de octubre de 2020
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Tanguito: la leyenda sigue viva a 75 años de su nacimiento
El primer gran mito del rock nacional, hoy hubiera cumplido años. Su historia lo sigue transformando en una de las figuras claves de la música popular
16 de septiembre de 2020
Por Roberto Blanco Macor para Asteriscos.Tv

Convertido en el primer mito del rock nacional, José Alberto Iglesias, Tanguito, este miércoles 16 de septiembre, hubiera cumplido 75 años, y a pesar de haber vivido solo 26 años, su figura es aún hoy un emblema para el rock argentino.

Con un solo álbum grabado, pero con un puñado de canciones como "Amor de primavera", "La balsa", "La princesa dorada" y "Natural", entre otros y su trágica muerte, “Tanguito” se ha convertido en una leyenda para la música urbana nacional.

Llegado del suburbio bonaerense, de su Caseros natal, a la gran ciudad para debutar como cantante de Los Dukes, una agrupación de música de rock and roll y nueva ola de los sesenta, y es para muchos al primer autor que graba una canción de rock nacional en 1963, con el tema “Pancha”.

No hubo mucha espera para que el músico llegara a La Cueva, el mítico espacio del nacimiento del rock argentino, de la mano de Sandro y otros jóvenes, para unirse allí a otros soñadores artistas como Litto Nebbia, Pajarito Zaguri, Moris, Oscar Moro, Facundo Cabral,Javier Martínez, entre otros , que también contenían sueños de primavera y rock.

Las noches que comenzaban allí terminaban de madrugada en la esquina de Rivadavia y Jujuy, en el Bar La Perla de Once, donde amanecían todos, componiendo canciones y proyectando su vida artística, a la vez que escapaban de las razzias policiales de fines de los 60.

“La costumbre era muy simple, se componía en las mesas del bar, y luego había que ir al baño para probar y tocar la nueva canción, porque no se podía ejecutar la guitarra en el bar”, relató alguna vez el recordado baterista Oscar Moro, testigo de esas noches.

Así, en ese espacio tan particular, nació ese himno que es “La Balsa” en una composición compartida con Litto Nebbia, aunque algunos compañeros de época señalen que la autoría casi completa pertenece a “Tanguito”.

Así lo expresó muchas veces el baterista de Manal, Javier Martínez, y quedó registrado en el disco que grabó esta leyenda en 1972, con su ya famoso “Vos escribiste La Balsa en el baño de la Perla de Once compusiste La Balsa…” repetido hasta el cansancio en esa grabación.

La historia oficial dice que Litto tomó parte de los versos de Tango y luego pulió la letra y la melodía para compartir la composición de este clásico del rock argentino.

Martínez admiraba mucho a “Tanguito” por su “valentía” de andar por la calles en esos días sin separarse de su guitarra. “Nosotros no andábamos vagando con el instrumento, era peligroso, la policía te paraba y automáticamente te pedía documentos y te preguntaba que hacías con eso”

En ese marco, quienes lo conocieron por ese tiempo lo definieron como un “tipo inocente y muy transparente”, y le llamaba la atención su sensibilidad de poeta y sus búsquedas personales, con letras llenas de humanismo y defensa de la vida natural.

La espiral descendente en la que se sumergió Tanguito en los últimos años, en la que su figura artística se perdió de manera definitiva, provocó una desmedida persecución policial, con permanentes entradas a comisarías e, incluso, una reclusión en la Cárcel de Devoto, y derivaciones al Hospital Borda, en donde fue sometido a tratamientos que terminaron de minar su salud.

Ya sin pertenencias -en su errático andar había perdido su guitarra y sus discos, entre otras cosas-, con su carrera artística acabada y con el alejamiento de sus colegas, hartos de su conducta, Tanguito murió arrollado por un tren, en la zona de Puente Pacífico, el 19 de mayo de 1972, al fugarse del Borda e intentar llegar a su casa en Caseros.

Mientras algunas versiones hablan de un accidente, otras afirman que se trató de un suicidio e, incluso, hasta se hace referencia a una mano que lo empujó a las vías, aunque no existen pruebas al respecto.