Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
5 de diciembre de 2020
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La actividad económica cayó 11,6% en agosto
Lo informó el INDEC. En el año, la economía retrocedió 12,5%. Aumentará la pobreza
22 de octubre de 2020
La caída de la economía argentina sigue fuerte y sería ya la más profunda de su historia. Pese a la flexibilización de la cuarentena y la habilitación de más actividades, en agosto la económica retrocedió 11,6% en la comparación interanual. Así lo informó este jueves el INDEC, al dar a conocer el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE).

En los primeros ocho meses del año, el EMAE acumuló un descenso de 12,5% con relación al mismo período de 2019.

El dato positivo de agosto es que mostró una leve alza del 1,1% respecto al mes previo, "continuando con la recuperación de parte de la retracción acumulada en el período marzo-abril", cuando la cuarentena pegó con mayor fuerza.

La nueva caída en la economía nacional se conoce el mismo día en el que el Fondo Monetario Internacional advirtió que la fuerte persistencia pandemia de coronavirus tendrá una fuerte repercusión en el empleo en Latinoamérica, con un aumento significativo de la pobreza y un retorno al ingreso real per cápita previo a la covid-19 recién en 2025.

En su informe sobre Perspectivas Económicas para América latina y el Caribe, el organismo internacional mantuvo los pronósticos para Argentina, con una caída del PBI en 2020 de un 11,8% y una recuperación en 2021 de 4,9%.

Mientras tanto, el oficialismo en la Cámara de Diputados busca este jueves darle dictamen al proyecto del Presupuesto 2021, que establece un gasto total superior a los 8 billones de pesos, un déficit del 4,5%, una inflación del 29% y un dólar promedio de 102 pesos.

Por otra parte, el Gobierno impulsa un acuerdo económico y social con sectores empresariales y de los trabajadores. Uno de los principales objetivos de la Casa Rosada es la "reactivación productiva de la industria de la construcción" en busca de acelerar las obras públicas y privadas en todo el país.

La meta es "incentivar la reactivación económica enfocada en la actividad de la construcción, gran generadora de puestos de trabajo" y "movilizar ahorros hacia actividades de construcción".

En sintonía, el Gobierno aspira a "promover el rol del mercado de capitales para aplicar ahorro privado al financiamiento de la construcción" y "canalizar financiamiento para inversiones que movilicen la actividad económica".

La propuesta gubernamental, en ese camino, es otorgar "beneficios en el Impuesto sobre Bienes Personales" y un "diferimiento y ajustes al Impuesto a las Ganancias (adquiridos después del 1/1/2018) y al impuesto sobre las transferencias de inmuebles (antes del 1/1/2018)".