Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
30 de julio de 2021
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Murió el sociólogo Horacio González
Estaba internado desde mayo por secuelas que le había dejado el Covid. Tenía 77 años. Desarrolló una vasta trayectoria intelectual y una obra prolífica
22 de junio de 2021
Consternación y pesar en el mundo de la cultura por la muerte del sociólogo Horacio González, exdirector de la Biblioteca Nacional, quien había sido internado en un sanatorio porteño por secuelas que le había dejado el Covid.

González, de 77 años, estaba en pareja con la artista Liliana Herrero y había desarrollado una vasta trayectoria intelectual y una obra prolífica. Había sido, además, el creador de Carta Abierta, el grupo de intelectuales kirchneristas.

Era doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de San Pablo, Brasil, y había ejercido la docencia universitaria tanto en Buenos Aires como en otras ciudades del país. Tenía además un doctorado honoris causa por la Universidad Nacional de La Plata, destacándose para tal distinción su larga labor docente desde los años 60, que se extendió también a Uruguay, Noruega, Francia, Brasil y Estados Unidos.

Fue, junto a María Pía López, Christian Ferrer y otros, uno de los fundadores de la revista El ojo mocho, y también co-fundó –junto con Nicolás Casullo, León Rozitchner, Ricardo Forster, Mario Goloboff y otros- el espacio de pensamiento kirchnerista "Carta Abierta", durante la llamada “crisis del campo".

La intención de ese colectivo fue el desarrollo de debates y la publicación de manifiestos en apoyo del gobierno, y sus reuniones se realizaban en la Biblioteca Nacional, de la que Horacio González fue director desde 2005 a partir de la muerte del director Elvio Vitali.

Su idea de lo que debía ser una Biblioteca Nacional lo dejó varias veces claro en diversas ocasiones. Además de libros, piezas y documentos, según su perspectiva, el organismo “archiva gestos procedentes de debates internos sobre si la Biblioteca tiene que estar destinada a grandes públicos o a investigadores”.

De hecho, durante su gestión como director, la Biblioteca Nacional, además de ser la sede de “Carta Abierta”, se convirtió en un gran centro cultural y de debates, donde también se imparten talleres abiertos y se realizan muestras temporarias sobre diversos temas.

Esa mirada sobre la gestión pública marcó una ruptura con el subdirector Horacio Tarcus, historiador y archivista, quien abandonó el cargo sonoramente, haciendo públicas sus diferencias con González. Su gestión en la Biblioteca Nacional deja también la creación del Museo del Libro y de la Lengua.

Intelectual de izquierda, Horacio González supo escribir hasta hace un par de años artículos cuyas posturas no siempre se alineaban con el gobierno nacional, haciendo expresas sus ideas sobre los distintos temas de actualidad que salpicaban al gobierno.

Sin embargo, la conformación de Carta Abierta marcó también un giro en su equidistancia como pensador de izquierda y un alineamiento con el kirchnerismo.

De su biografía no está ausente el cine, por caso. Pocos saben que ya fuera haciendo de sí mismo, como entrevistado o como actor en un papel breve, participó de diversos documentales como “Ante la ley”, “La Caracas”, “Cortázar: apuntes para un documental”, “Marechal o la batalla de los ángeles”, “Harto de Borges” y “El viaje”, entre otros. En este último hizo el curioso rol de “El soretero”.

Su vida estuvo atravesada por un interés intenso en las ideas, los fenómenos populares, la cultura y la voluntad por comprender los dramas de la realidad, desde la perspectiva socio-filosófica y política.

Más admirador de Paul Groussac que de Jorge Luis Borges, en sus respectivas gestiones como directores de la Biblioteca Nacional, Horacio González fue un admirador del pensamiento no siempre coincidente de Mariano Moreno, Juan José Alberdi, Domingo Faustino Sarmiento, José Hernández o Rodolfo Walsh, por nombrar algunos de los intelectuales de los siglos XIX y XX cuyas ideas lo atrajeron.

rob