Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
2 de octubre de 2022
Seguinos en
Prestar atención a las señales del cuerpo
Los casos de artrosis de cadera en personas que practican, de forma inadecuada, algún tipo de deporte son un problema en aumento pero es posible evitar su aparición permaneciendo atentos a distintas señales que emite el cuerpo
9 de enero de 2015
Con la llegada del calor y las vacaciones, es habitual comenzar con la realización de algún tipo de actividad física que permita dejar atrás el peso ganado durante el invierno. Así, tanto hombres como mujeres, se lanzan a investigar las propuestas de alta intensidad que les permitan, en poco tiempo, obtener resultados rápidos exponiendo al cuerpo a intensas y desgastantes sesiones de gimnasia al aire libre o en espacios cerrados.

Sin embargo, en muchas ocasiones, no contar con los controles previos adecuados e incluso, no mantener una rutina de ejercicios continua, que le permita al cuerpo predisponerse bien a estas explosiones deportivas, lleva a que los resultados terminen siendo el desencadenante de algunas patologías que se encontraban latentes en el cuerpo y el “deportista” refería como dolencias ocasionales.

Jorge Ortega Traverso, titular del Centro Artroscópico del Deportista y Reemplazos Articulares (C.A.DE.R.A), explicó que "existen ciertas molestias asociadas a las articulaciones, como la artrosis de cadera, hasta ahora relacionada a las personas mayores, que pueden prevenirse e incluso tratarse a edades tempranas evitando, de esta manera, llegar a la necesidad de afrontar una operación de reemplazo".

Según Ortega Traverso, "esta articulación es clave para el buen desempeño del cuerpo al momento de realizar cualquier movimiento ya que soporta, junto con las rodillas, todo el peso corporal y es la encargada de balancear pequeñas malformaciones genéticas que pudieran desconocerse y que nos predisponen a sufrir posible lesiones del “meniscos de la cadera” (Labrum) o trastornos que pueden acelerar un proceso artrósico".

"La artrosis es un desgate de las articulaciones que suele originarse ante el paso del tiempo y su uso excesivo. Y, aunque el deporte es una buena manera de fortalecer las articulaciones también puede desgastarlas, de no realizarse de manera adecuada. Los casos de artrosis tempranas en deportistas son, por lo general, mucho más frecuentes que en personas más sedentarias", manifestó el especialista.

El experto comentó que de esta manera, a la hora de practicar deportes en los que las articulaciones tienen una mayor exigencia como el running, fútbol, tenis, rugby, artes marciales, danza, acrobacia aérea e incluso pilates, "resulta de vital importancia proteger al máximo las articulaciones mediante el equipamiento adecuado".

"Por ejemplo, usar zapatillas que absorban los impactos a la hora de correr es esencial para cuidar rodillas y caderas. Por otro lado es fundamental la correcta ejecución de los diferentes ejercicios. Nunca debemos desplazar la carga ni la tensión del ejercicio a las articulaciones; la correcta colocación y la acción directa de los músculos evitarán un daño innecesario en éstas. Al igual que el descanso, los estiramientos y evitar realizar ejercicios demasiado elaborados si no tenemos un completo control sobre nuestro cuerpo y los movimientos adecuados en cada rutina, también funcionarán en la prevención", añadió.

Asimismo, comentó que, paralelamente, "buscando no poner en riesgo las articulaciones, se recomienda realizar un control médico previo con el fin de detectar posibles malformaciones genéticas que deriven en una lesión al realizar la actividad. Estudios internacionales demuestran que el 15% de la población posee una mayor predisposición a sufrir lesiones de cadera".

Además, consideró preciso "estar atentos a las dolencias que pudieran presentarse durante el ejercicio o bien una vez finalizado el mismo. Al realizar actividades intensas es normal que, luego, puedan existir dolores musculares y articulares, por un corto período de tiempo".

"Sin embargo, cuando la molestia se prolonga o bien se repite al reinicia la actividad es momento de hacer una consulta. Mucha gente podría haber evitado una operación de cadera si hubiese consultado a tiempo. Realizar deportes es siempre un buen consejo, sin embargo, es necesario estar atentos al momento de intensificar la exigencia con una sobrecarga mecánica sostenida en el tiempo ya que es allí donde pueden surgir las primeras molestias. Las consultas al especialista deben realizarse cuando se detectan dolores en la zona inguinal que puede ir hacia la cara interior de la pierna e incluso extenderse a la cara anterior del muslo. En algunos casos avanzados se irradia hasta la rodilla", enfatizó.

La consulta cuando se inician las dolencias son importantes ya que, gracias a la investigación en este campo y a las nuevas técnicas de detección, es posible tratar el problema precozmente sin necesidad de extender la molestia en el tiempo hasta llegar a un reemplazo de cadera. Existen trabajos que informan que el 70% de los reemplazos totales de caderas actuales, al estudiarlos, se detecta la existencia de estas deformidades previas. Hoy en día la Argentina cuenta con especialistas reconocidos internacionalmente quienes, a través de estudios diferenciales, pueden diagnosticar problemas artrósicos incipientes y recomendar la realización de cirugías menos invasivas, como la artroscopia de cadera.

Esta técnica quirúrgica ha demostrado ser una alternativa exitosa tanto en el alivio de los síntomas y la mejora funcional, como en la corrección de las alteraciones morfológicas propias de esta patología. Sin embargo, en pacientes que se presentan con avanzado daño articular y artrosis de cadera secundaria, la artroscopía tiene resultados inferiores.

"Hace unos años, el concepto médico habitual era retardar la cirugía exponiendo al paciente a dolores e ingesta de fuertes analgésicos. Hoy, por el contrario, se busca diagnosticar lo antes posible para tratar preventivamente y así evitar el deterioro", remarcó Ortega Traverso.

La alimentación es otro punto a tener en cuenta, ya que las articulaciones toman de las vitaminas C y los minerales como el calcio, potasio, selenio y magnesio los nutrientes esenciales para mantener al colágeno en perfectas condiciones.

"Existen en nuestro mercado diversos complementos alimenticios que permiten potenciar la producción de colágeno y que pueden ser incorporados cuando las articulaciones son sometidas a una actividad de mayor intensidad que la habitual. De esta manera, es posible colaborar con la protección natural del cuerpo y evitar una potencial artrosis prematura. Siempre es conveniente consultar al médico nutricionista sobre la necesidad de ingerirlas", concluyó.