Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
12 de diciembre de 2018
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Pastoral y el mensaje mágico de los "Humanos" del rock
El Dúo acústico Pastoral fue heredero de Sui Géneris en los '70. Su música tuvo un fuerte tinte humanista. A 25 años de la muerte de unos de sus integrantes, la historia
3 de mayo de 2008
Por Roberto Aguirre Blanco

En abril de 1976, el aire paralizante de la flamante Dictadura militar no apagó los bríos de una gran cantidad de jóvenes que llenaron el estadio Luna Park para terminar de consagrar al dúo integrado por Alejandro De Michele y Miguel Angel Eurasquín quienes ese día llegaron a la cima de su éxito.

Pastoral presentó esa noche su segundo disco, “En el Hospicio”, la placa discográfica grabada un año antes bajo la producción artística de Litto Nebbia y que catapultó a esta banda a los primeros lugares del rock nacional.

Sólo siete meses antes en ese mismo escenario, Sui Géneris había llenado en dos oportunidades el mítico estadio para despedirse de su público, un hecho que provocó una herencia inmediata de esos seguidores hacia Pastoral.

Si bien, De Michele y Eurasquín no habían caído aún en la búsqueda eléctrica que caracterizó al último tiempo al grupo de Charly García y Nito Mestre, la formación de dos guitarras y excelente armonía de voces fue el gancho seductor para quienes eran fanáticos de este tipo de formación musical.

Sin embargo, Pastoral tenía otros elementos interesantes y se fundamentaba en las ricas líricas de sus canciones, escritas por ambos integrantes, que apostaban a un mensaje humanista en tiempos duros, oscuros y llenos de cuestionamientos existenciales.

La banda había nacido, como de costumbre por aquellos años, de una intima relación de sus integrantes en la escuela secundaria y a fines de 1972, De Michele y Eurasquín decidieron darle vuelo profesional a esta inquietud musical.

Así comenzaron a transitar el duro camino de recitales en pequeños espacios y ganar experiencia que les permitió ya en 1974 grabar su primer disco “Pastoral” bajo el pequeño sello Claro.

El disco, de interesante factura, no tuvo gran difusión y los jóvenes volvieron a recorrer los circuitos de conciertos, aunque cada vez con más seguidores incondicionales.

El gran golpe fue la decisión de Litto Nebbia de recomendarlos a una importante compañía discográfica y comenzar a grabar con un fuerte trabajo de estudio el disco emblemático del dúo: “En el Hospicio”.

Allí las letras y las estructuras musicales fueron muy elaboradas desde la concepción acústica y más la fuerza de promoción de la compañía los llevó directamente a los primeros planos.

Además del tema de difusión que sonó en todas las radio y que llevaba el nombre de la placa, otro sencillo, “Mensaje Mágico” fue muy popular al integrar la banda musical de una publicidad de cigarrillos que fue un golpe de efecto muy fuerte para Pastoral.

Ya en 1976 se abocaron a grabar el tercer disco, “Humanos”, que en este caso tuvo una presencia casi exclusiva en las letras de De Michele ya que Eurasquín se encontraba en ese difícil año cumpliendo con la obligatoriedad del servicio militar.

“Humanos”, con su tema de lanzamiento, funcionó también muy bien y les permitió realizar varios conciertos en un teatro de la calle Corrientes y acceder en 1977 al cuarto disco “Atrapados en el cielo”.

Ya en 1978 comenzaron algunas diferencias entre sus integrantes y la necesidad de probar experiencias individualidades, en el marco de un país que cada vez oprimía más las actividades culturales y especialmente al rock nacional.

Luego de una gira por Chile, junto a Pedro Aznar y Oscar Moro, tocaron en Buenos Aires por última vez y decidieron parar sin hacer un anuncio oficial de separación.

De todas formas la compañía discográfica, por contrato, les exigió un último disco y así sacaron en 1979 una hibrida placa llamada simplemente “De Michele-Eurasquín”.

Alejandro emigró a España, y allí armó una banda con su amigo Gustavo Montesano, una experiencia que se llamó “Merlín” y duró un suspiro, mientras Eurasquín antes de viajar también a Europa grabó un disco solista: “Hacía la Libertad”.

En 1981 se volvieron a encontrar en Buenos Aires, y decidieron que era tiempo de retomar el proyecto de Pastoral, con una nueva búsqueda musical mas emparentada con el rock.

Al año siguiente grabaron el disco “Generación”, muy lejos de su pasado acústico, y fue muy bien recibido por la crítica y sus seguidores que el 30 de abril de 1983 llenaron el templo del rock, el estadio Obras para la presentación oficial del nuevo trabajo.

Pastoral estaba de nuevo en el ruedo y con muchas expectativas en el futuro. Sin embargo, el destino les jugó una mala pasada y la noche de 21 de mayo de 1983, De Michele se mató en un accidente automovilístico al chocar con el auto fuera de control detrás de la Casa Rosada.

La banda se acalló, aunque su mensaje siguió vigente por mucho tiempo, y a un cuarto del siglo de ese momento, aún siguen vigente los versos de “Humanos”, aquellos de “..Humanos dicen llamarse lo que sus manos, la vida de un hombre le han de quitar..”