Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de mayo de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La publicidad oficial benefició a los medios kirchneristas
Página/12 recibió casi $ 42 millones, más del doble que La Nación. BAE, de Szpolski, percibió $ 6,1 millones, el doble que El Cronista. Crítica y Perfil, castigados. La política de medios aparece como uno de los puntos más flojos de la gestión K
7 de mayo de 2010
En la 'guerra' mediática que Néstor Kirchner libra día a día desde Olivos, la pauta oficial es su ejército más poderoso, como quedó demostrado luego de que la Jefatura de Gabinete se vio obligada a revelar, por presión de dos ONG, los números de cómo se reparte la torta publicitaria del Estado.

Al analizar los números, surge con claridad que el Gobierno privilegió en 2009 y en algunos casos sostuvo la subsistencia -porque tienen tirada casi nula-, a los medios que sólo destacan los 'grandes logros' del kirchnerismo, en un juego casi calcado -pero con mayor poder de fuego- al que se ejercía en Santa Cruz durante las sucesivas administraciones K.

Así, el Estado ditribuyó a discreción la pauta oficial entre los grupos mediáticos oficialistas, más allá de la cantidad de lectores que tuviesen.

Página 12 fue el diario que más publicidad recibió entre los medios gráficos, con $ 41,6 millones durante 2009.

El Gobierno le dio más que a Clarín y más del doble que a La Nación, pese a que éste tuvo 12 veces más circulación.

BAE, de Sergio Szpolski, recibió $6,1 millones de pauta oficial, el doble que El Cronista.

Los casos de Crítica -al borde de la desaparición- y Perfil son claros, ya que tuvieron pauta por sólo $2 millones y $0,5 millón, respectivamente, seguramente por su tono crítico hacia las políticas oficiales.

Según los datos que difundió la Jefatura de Gabinete esta semana -luego de los reclamos judiciales de ADC y Poder Ciudadano- los medios de Sergio Szpolski concentraron el 19,3% de toda la pauta que el Estado distribuyó entre los medios gráficos de 2009, con $ 42,6 millones.

Si el objetivo de la distribución de la pauta publicitaria oficial fuera ampliar el pluralismo y la diversidad, como asegura el Gobierno, cuesta entender por qué medios que tienen una circulación similar registran tanta diferencia en la pauta publicitaria que reciben.

Según la diputada Silvana Giudici (UCR), presidente de la Comisión de Libertad de Expresión, esos indicadores "muestran cómo se aplica la arbitrariedad del Gobierno. Los medios independientes son castigados. Perfil y Crítica son los más emblemáticos, que casi no reciben pauta. Mientras los adictos al Gobierno reciben cada día más publicidad oficial y la cobran sin ningún tipo de problemas".

En un sentido similar se expresó el diputado socialista Roy Cortina, presidente de la Comisión de Cultura, para quien "estos parámetros discriminatorios se ven reflejados en la utilización del otorgamiento y el retiro de pauta oficial como mecanismo de presión política, como un sistema de premios y castigos a los medios que, por su línea editorial, son considerados afines o críticos al oficialismo". Por este motivo, junto a otros dos diputados socialistas, presentó hace dos semanas el último proyecto para regular la publicidad oficial, a fin de "contribuir a la defensa de la libertad de expresión y a la eliminación de prácticas arbitrarias y poco transparentes en el Estado".

Una fuente cercana al oficialismo aclaró que las cifras de publicidad oficial son con IVA, pero que los medios no se quedan con ese 21%, así que sugirió descontarle ese porcentaje al monto señalado.

Y se preguntó: "¿Estaría bien que la pauta oficial ayude a la concentración de medios? ¿Tendríamos que darle más a Clarín y a La Nación porque son los diarios que tienen más lectores?".

Pero nada dijo respecto a las grandes diferencias que hay entre Página 12, BAE, El Cronista, Perfil y Crítica.

Según Pablo Secchi, director de Instituciones Políticas y Gobierno de Poder Ciudadano, habría que sancionar una ley de publicidad oficial, "que defina el objeto de la pauta, cómo llegar a las personas y a través de qué medios, con criterios objetivos, que eviten un uso discrecional de los gobiernos".

También ADC planteó que el Congreso debería sancionar una ley que establezca normas "claras de asignación de la pauta, mecanismos adecuados de control y de transparencia, definir claramente el objetivo de utilidad pública de los avisos oficiales y evitar su uso propagandístico", señaló Eleonora Rabinovich, directora del programa de Libertad de Expresión de ADC.