Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de agosto de 2017
Seguinos en
El ideólogo de la “París del futuro” en Buenos Aires
“Grand París” es un ambicioso proyecto urbanístico, impulsado por el Estado nacional francés.
26 de abril de 2012
“Grand París” es un ambicioso proyecto urbanístico, impulsado por el Estado nacional francés.

En 2007, el presidente Nicolas Sarkozy convocó a los principales estudios de Europa y el mundo para repensar y rediseñar el espacio urbano, con un presupuesto inicial de más de 35.000 millones de euros.

El arquitecto italiano Bernardo Secchi fue uno de los profesionales seleccionados. Cinco años después, con el proyecto avanzado, analiza la evolución de las grandes metrópolis aquí en Buenos Aires.

Bernardo Secchi, autodefinido como un miembro de la generación del ’68, visitará Buenos Aires el próximo 15 de mayo, invitado por Fundación OSDE. Bajo el título “Ciudad y territorio”, dedicará una jornada a analizar la problemática del crecimiento desmesurado de las ciudades, sus consecuencias sobre el medio ambiente y en las prácticas culturales de sus habitantes, las relaciones difíciles entre administraciones locales y nacionales, desde distintos ángulos.

Junto a él, especialistas y funcionarios argentinos –Jorge F. Liernur, Alicia Novick, Marta Aguilar, Isabel Martínez de San Vicente y Eduardo Reese- reflexionarán sobre las posibles intervenciones en los territorios urbanos de nuestro país, en el marco del desarrollo de políticas que mejoren las condiciones de vida de los diferentes grupos sociales.

Secchi es especialista en urbanismo. Ha sido profesor en la Facultad de arquitectura de Milán, en la École d´Architecture de Ginebra, en la Universidad de Lovaina, en el Berlage Institute de Ámsterdam, en el Politécnico Federal de Zurcí, en el Institut d´Durbanisme de París y en la École d´Architecture de Bretaña (Rennes). Entre otros importantes proyectos, estuvo a cargo del plan urbanístico de Siena (1986-1990).

En “Grand París”, los Italianos Bernardo Secchi y Paola Vigano proponen una “ciudad porosa” que dé espacio al agua y que multiplique los intercambios biológicos, volviendo difusas sus fronteras. Sin embargo, el proyecto patrocinado por Sarkozy ha sido blanco de duras críticas por parte de los gobiernos de las regiones comprometidas, incluso por el propio alcalde de París, ya que consideran que las iniciativas adoptadas por el gobierno nacional están en contradicción con la reciente devolución de los asuntos de planificación urbana a los gobiernos locales.