Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de septiembre de 2019
Seguinos en
Por Sofía Wachler
El campo impactó en mercado inmobiliario
22 de junio de 2008
Aunque las secuelas del largo conflicto con el campo –aún no resuelto- han incidido en todos los sectores económicos, en el mercado inmobiliario provocó desde el 11 de marzo la caída en promedio del 30% de las operaciones de compra venta de inmuebles en todo el país.

Durante el 2007, año electoral generalmente dificultoso para el sector, el precio del metro cuadrado en las principales ciudades del interior del país se incrementó en promedio en un 20%, por la gran demanda existente.

Con este panorama alentador muchos inversores del interior del país, además de comprar tierras se animaron a asumir los riesgos de construir sus emprendimientos.

Ahora han frenado sus decisiones y ejecución de sus proyectos hasta que el panorama “aclare”.

No sólo cayeron las consultas sino que es notoria la disminución de la oferta porque ante un panorama incierto y complejo los propietarios prefieren retirar de la venta sus inmuebles.

En el interior fue significativa la baja del volumen de los avisos clasificados. En este caso también incidió el aumento de los precios de los avisos por la inflación.

Si bien no se puede medir todavía el impacto en el sector inmobiliario por lo que está ocurriendo, muchos operadores del interior admiten que desde marzo las comprasventas disminuyeron en promedio un 30%.

La inflación real, no la que expresan los indicadores oficiales, genera incertidumbre a la hora de tomar decisiones, pero se ha potenciado notablemente con este extenso conflicto del campo.

El mercado inmobiliario argentino siempre operó en dólares y también en coyunturas inflacionarias, inclusive con hiperinflación como la de comienzos de los '90.

En todas las situaciones generó mecanismos de adaptación y modificación a nuevas circunstancias: corridas del dólar, corralitos financieros y urbanísticos.

Sin embargo, los operadores inmobiliarios concuerdan que hay un antes y un después de marzo del 2008 porque se perdió el sostenido impulso que había tomado el sector desde el 2005.

Luego del 2001, los inversores inmobiliarios volvieron a las fuentes al sostener con sus operaciones que el “ladrillo es la mejor y más segura inversión para los argentinos ".

El “parate” mayor se está produciendo en las compras ventas de propiedades en el interior.

Lo que no decayó –hasta ahora- son los alquileres de viviendas ante la falta de líneas de créditos hipotecarios.

Con respecto a la compra de campos, aunque nadie lo quiere reconocer hay algunas operaciones.

Son oportunidades que permiten ampliaciones y provienen, por lo general, de campos aledaños inclusive se adquieren con financiación bancaria pero no hay muchas más precisiones o datos.

Pese a todo los alquileres de campos siguen teniendo demandantes puntuales pero es la oferta la que prácticamente ha desaparecido, por el momento.

El alquiler de campos es un rubro totalmente diferente al de las locaciones urbanas y son manejados por expertos en el tema.

El lunes feriado 16 de junio se distribuyó por mail un comunicado sin otra identificación que lo que textualmente decía: “Un importante grupo de colegas empresarios inmobiliarios propone que el próximo 18 de junio No se abran las oficinas inmobiliarias de todo el país ni se publiquen avisos en los diarios. Por la Paz Social – Por la democracia”.

“En enero del 2002 el sector inmobiliario se manifestó en todo el territorio nacional comenzando en la Capital Federal pidiendo por el levantamiento del corralito”.

“Esta vez la manifestación será distinta: No trabajar el día miércoles 18 de junio `por la paz social, por la no violencia, por la Constitución Nacional, por el campo, por nuestros hijos. Si está de acuerdo hágalo circular”, finalizó el comunicado.

En la Capital y Gran Buenos Aires las inmobiliarias sostienen que los teléfonos suenan poco, que los propietarios han retirado sus propiedades de la venta y acusan cierta desaceleración en los distintos rubros del sector.

Se pueden ver en las calles muchos carteles de ventas con una franja cruzada que dice “suspendido”.

Los anuncios de nuevos proyectos, construcción de emprendimientos, inversiones y hasta notas específicas en los medios del sector han disminuido en gran medida sobre todo desde que comenzó este mes de junio.

Todos los actores prefieren el silencio y el anonimato, mientras esperan como todos los argentinos la resolución del tema.

Durante el primer cuatrimestre del 2008 la cantidad de escrituras subió un 3,47 % comparadas con igual periodo de 2007 mientras que los montos se incrementaron en un 26,8% comparando ambos periodos, según datos del Colegio de Escribanos de la ciudad de Buenos Aires.

Como entre la decisión de compraventa y escrituración existe un plazo de 90 días en promedio estos datos no reflejan aún la desaceleración del mercado.

Un dato poco conocido es que “todo lo que se remata en la Corporación de Rematadores se vende porque se pueden adquirir inmuebles por precios inferiores al 25 al 30% a los de mercado pese a que hay que desembolsar al contado el 30% del valor en el acto del remate”.