Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
26 de enero de 2022
Seguinos en
El día que Roberto De Vicenzo fue el caballero del deporte
El 14 de abril de 1968, el día que cumplía 45 años, Roberto De Vicenzo perdió la posibilidad de ganar el torneo de Maestros de Augusta cuando un rival se equivocó al llevar su tarjeta. Nunca protestó. En el golf nadie hace eso por maldad, se equivocó al sumar, fue sólo eso, razonó
12 de abril de 2008
Por Roberto Aguirre Blanco

1968 fue el mejor año del excelente golfista argentino Roberto de Vicenzo: ganó el Open Británico y estuvo muy cerca de obtener el Torneo de Maestros de Augusta, otro de los Grand Slam de este deporte.

La fecha es inolvidable para él y para el deporte en general. El 14 de abril de 1968 era su cumpleaños 45 y en esa jornada se definía el torneo más importante del calendario internacional.

Como es habitual en este deporte, la tarjeta de cada jugador es llevada en la suma de los diferentes hoyos por el rival que juega junto a él, así fue el caso ese día del estadounidense Tommy Aaron. Compañero de vuelta del argentino.

Esa jornada De Vicenzo hizo una de la vueltas mas impresionantes de un torneo major, 65 golpes con 31 en los primeros nueve hoyos e igualó el récord e la cancha.

Al término de la vuelta esos golpes le garantizaban a De Vicenzo ir al desempate con Robert Goalby en la lucha por el título. Sin fijarse, el mejor golfista de la historia argentina firmó la tarjeta de su colega y no detectó que Aaron se equivocó en la suma y le puso 66 golpes, y así quedaba fuera del desempate.

El error fue en el hoyo 17 donde el norteamericano anotó cuatro golpes en vez de un birdie que significa tres. En la suma puso 65, pero al revisar la tarjeta los jueces repararon el error de la suma y anotaron 66.

De Vicenzo quedó devastado sentado en un sillón del campo, mientras repetía que no creía en la mala fe de Aaron. El público reaccionó mal con el ganador, silbó la definición y por muchos años se dijo que el ganador moral del torneo fue el argentino.

El presidente del Augusta Nacional le envió a De Vicenzo a Argentina una caja de puros de plata con la firma de los anteriores ganadores del famoso torneo, algo que nunca se hizo con alguien que no había ganado el certamen.

También sus amigos del Ranelagh Club donde el golfista hizo toda su carrera en Argentina le regalaron un saco verde entallado como se le coloca al ganador de este torneo internacional.

Algunos años después, una importante cadena televisiva de Estados unidos ofreció a De Vicenzo y Goalby 100 mil dólares a cada uno para realizar un desafío, pero el argentino ya había dejado atrás la historia y miraba el futuro de su carrera.

Fue mi cumpleaños más triste, dijo alguna vez el caballero del deporte argentino, que justamente este lunes 14 cumplirá 85 años.

En 1999, el Círculo de periodistas deportivos eligió a los cinco mejores representantes del Siglo XX y allí estuvo De Vicenzo junto a Guillermo Vilas, Juan Manuel Fangio, Carlos Monzón y Diego Maradona, quien ganó el Olimpia de oro por sus glorias futbolísticas.

Sin embargo, el gesto de De Vicenzo lo ubica por sobre el resto del deporte argentino: jamás protestó más allá de lo que correspondía y asumió el error de un colega como propio.

Caballero no se hace, se nace, dijeron cuando en la década del 80 el argentino llegó al salón de la fama de este deporte.