Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
3 de agosto de 2020
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El banderazo se sintió fuerte en Córdoba, Rosario y Santa Fe
En esas ciudades hubo consignas contra la intervención de la cerealera Vicentin y la "corrupción" kirchnerista. La "grieta" vuelve a aparecer con fuerza
9 de julio de 2020
En Córdoba, Rosario y Santa Fe se comprobó que la "grieta" ideológica y política sigue firme en la Argentina.

En el 204 aniversario de la Declaración de Independencia quedó en evidencia esa situación, cuando cientos de miles de personas salieron a las calles a fustigar al gobierno de Alberto Fernández, cuestionar la corrupción kirchnerista y advertir que se están tratando de cortar las libertades en el país.

Todo entremezclado con el peor momento de la pandemia de coronavirus, que ya dejó más de 90 mil muertos en el país, y la decisión insólita de la Justicia de liberar bajo fianza a Lázaro Báez, quien se hizo millonario gracias a su relación con Néstor Kirchner y Cristina Fernández, y no puede explicar cómo su patrimonio alcanzó cientos de millones de pesos durante los años en que el kircherismo dominó la política santacruceña y, luego, la argentina.

El Monumento a la Bandera en Rosario fue uno de los puntos de concentración, y hubo largas caravanas de autos que hicieron sonar sus bocinas en el centro de Santa Fe y Córdoba.

Con reclamos variados que incluían críticas al Gobierno nacional, al accionar de la Justicia y a los alcances de la cuarentena por el coronavirus, unas mil personas se manifestaron al pie del Monumento Nacional a la Bandera, en Rosario.

En simultáneo, cientos de automovilistas que hacían sonar sus bocinas formaron una caravana y recorrieron los alrededores de ese lugar con consignas similares. La convocatoria se repitió en la ciudad de Santa Fe​. “El miedo es enemigo de la libertad”, “Justicia independiente del poder de turno”, “Apoyo al campo. Viva la patria” y “Hartos de los K”, fueron algunos de los carteles improvisados que portaron los manifestantes.

El paisaje, como sucedió en este mismo sitio el 20 de junio último, se pobló de banderas argentinas.

No existían referencias partidarias, aun cuando participaban de la concentración dirigentes políticos locales de Juntos por el Cambio.
A diferencia de lo que sucedió el Día de la Bandera, donde se convocó a una manifestación en defensa de la agroexportadora Vicentin​, esta vez las referencias explícitas de apoyo a la firma se mezclaron con otras consignas. El tránsito sobre la avenida Belgrano, frente al río Paraná, no se interrumpió nunca aun cuando los manifestantes bordeaban la calle para saludar el paso de los automóviles.

La gente exigía la independencia de poderes, criticaba la decisión de permitir la libertad del empresario Lázaro Báez​ y las dificultades económicas que provocará la extendida cuarentena. Prolija, una mujer parecía condensar lo variopinto de la concentración. Elaboró pequeñas pancartas que iba mostrando alternativamente. Todas tenían consignas breves: “República y libertad”, “Instituciones y Constitución”, “Viva la patria”, “Justicia independiente” y “Apoyo al campo”.

De fondo, además de las bocinas, sonaban algunas cacerolas. La concentración era inorgánica y fue convocada a través de redes sociales. La organización Campo + Ciudad fue una de las más activas en difundirlo. Rosario y el Monumento a la Bandera tuvieron la particularidad de tener dos marchas en el día con sentido contrario. Al mediodía una multisectorial de gremios, encabezada por el sindicato de Aceiteros, concentró para manifestarse en apoyo a la estatización de Vicentin y en defensa de los puestos de trabajo que dependen de la firma.

En Santa Fe capital se replicaba la protesta, con variada temática, en la Plaza 25 de Mayo, frente a la sede de la Casa de Gobierno. "Que el tapaboca no silencie la democracia" o "Prisión a los corruptos", podía leerse en algunos de los carteles que de los manifestantes.