Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
3 de agosto de 2020
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Cotización del Bitcoin se dispara en el mundo por el Covid-19
La criptomoneda más famosa alcanzó un valor récord en el año y su cotización en nuestro país también llegó a cifras sin precedentes en 2020
28 de julio de 2020
El Bitcoin, la criptomoneda más famosa del mundo, ha protagonizado a lo largo de esta semana un ascenso fulgurante hasta marcar su máximo en el último año, en torno a los 10.900 dólares.

Esta tendencia llevó a que algunos especialistas comienzan a predecir que en este contexto de recesión económica tiene potencial para convertirse en un activo seguro de similares características al oro, pero en formato digital.

Aún lejos de su máximo histórico, cercano a los 20.000 dólares, la criptomoneda ha fluctuado con virulencia desde sus comienzos y ha sufrido avances muy rápidos que precedieron caídas significativas, especialmente tras el pinchazo de lo que algunos expertos denominaron como una "burbuja" a finales de 2018.

En otoño de 2017, el precio de bitcoin comenzó a aumentar, superó los 5.000 dólares y se duplicó rápidamente en noviembre hasta los 10.000 para, un mes más tarde, rozar los 20.000 dólares. Sin embargo semanas después el precio del bitcoin cayó rápidamente por debajo de los 7.000 dólares en abril de 2018 y por debajo de 3.500 en noviembre del mismo año.

“Bitcoin está revirtiendo su tendencia bajista que se remonta al pico de 2017. Para los inversores a largo plazo es el tipo de movimientos que gustará ver", opinó en declaraciones a la CNBC el jefe de análisis técnico de Oppenheimer, Ari Wald, que aseguró recomendar este producto para los inversores que no quieran entrar en el mercado del oro por ser demasiado alcista, tras marcar esta semana máximos históricos.

La carrera del bitcoin hacia los 11.000 dólares coincide con la subida fulgurante del oro, en medio de una avalancha por parte de los inversores de búsqueda de activos alternativos al efectivo y al mercado bursátil, lastrado por la pandemia de la COVID-19 y la recesión económica que ha provocado el virus, lo que se suma a las tensiones geopolíticas entre China y Estados Unidos, los bajos rendimientos de los bonos del tesoro y la debilidad del dólar.