Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
16 de mayo de 2021
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Solá: "Tenemos un gran problema que se llama AstraZeneca"
El canciller comentó que hubo conflictos con “insumos que no podían salir de EE.UU.” para la elaboración final en México ,y la India no exporta, dijo
29 de abril de 2021
“Tenemos un gran problema que se llama AstraZeneca”, diagnosticó el canciller Felipe Solá en cuanto a las trabas para avanzar en el esquema de vacunación contra el coronavirus en la Argentina, y señaló que la farmacéutica no brinda “información precisa” sobre las causas del incumplimiento de los contratos.

A pesar de ello, mencionó algunos motivos que podrían influir. Refirió que hubo “problemas de insumos que no podían salir de Estados Unidos” para la elaboración final en México, luego de que la Argentina le envió el principio activo producido por Mabxience, y también contó que pensaban obtener 580.000 dosis de la vacuna británica producida en la India -nombrada Covishield-, pero que el país absorbió gran parte de la producción debido al aumento de contagios en dicha nación.

“Empezó a fallar [el laboratorio mexicano] Liomont porque tenía problemas de insumos que no podían salir de Estados Unidos, por la misma prohibición de antes de que asumiera [el presidente Joe] Biden -que la continuó- que prohibía salir cualquier vacuna, de cualquier marca, de Estados Unidos. Durante mucho tiempo el gobierno norteamericano no dejó salir ni vacunas, ni insumos, y eso limitó aparentemente muchísimo la producción de vacunas de Liomont”, explicó Solá.

Además contó que, dada la demora en México, una parte del principio activo producido en la empresa de Hugo Sigman se envió a la ciudad norteamericana de Albuquerque, para su confección final allí.

“Es un atraso importante el que tenemos, porque recién empiezan a salir los primeros tres millones”, asumió el canciller sobre un contrato que se firmó por casi 22,5 millones de dosis y que estaba estipulado que comenzaría a llegar en marzo.

“Aducen también otras limitaciones, como que la respuesta que esperaban de la vacuna fabricada no era la esperada, o sea, los hacía repetir la operación algunas veces... Eso dice la gente de AstraZeneca”, detalló el ministro sobre otra problemática en la producción e incluso se quejó por el retaceo en los datos por parte de la compañía.

rob