Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de septiembre de 2021
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Dinamarca eliminó todas las restricciones contra la pandemia de coronavirus
La última medida en ser descartada por ese país escandinavo fue el requerimiento de mostrar el “pasaporte COVID” para entrar a ciertos lugares. El 73% de la población está vacunada
10 de septiembre de 2021
Dinamarca regresó a la normalidad después de que fueran eliminadas las últimas restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus, siguiendo el anuncio realizado a fines de agosto por el gobierno. La desaparición de las restricciones estaba prevista para el 1 de octubre, pero se adelantó tres semanas debido a que las autoridades consideran controlada la epidemia y por el alto nivel de población vacunada, más del 73%.

Dinamarca ya había eliminado los barbijos en interiores en junio y, desde el 1 de septiembre, se habían levantado las limitaciones de aforo para grandes eventos y reabierto las discotecas, aunque todavía era necesario presentar un "pasaporte COVID" para acceder a algunos lugares.

Esa exigencia cayó este viernes, día en el que expira la categorización del coronavirus como una enfermedad crítica para la sociedad, que había hecho posible introducir muchas restricciones y cuya eliminación reclamaban la mayoría de partidos. Dinamarca presenta unas de las cifras de vacunación más altas en el mundo: el 75,7 % de la población total ha iniciado el proceso (más del 86% de los mayores de 12 años) y el 73,1%, lo ha completado, según los últimos datos oficiales.

La tasa de nuevos casos por 100.000 habitantes los últimos 14 días es de 192,35, de acuerdo con el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), mientras la ocupación hospitalaria se mantiene a niveles moderados.

Algo más de 2.600 personas han muerto por COVID-19, con una tasa de mortalidad de 44,70 por 100.000 habitantes, según el recuento de la universidad estadounidense Johns Hopkins, la cuarta parte que España y una de las cifras más bajas de Europa.

"El día a día es de nuevo el mismo, pero eso no significa que no haya peligro. En el último año y medio el virus ha mutado muchas veces, por eso no puedo garantizar nada. Pero comparada con muchos otros países, Dinamarca está en un buen lugar", afirmó este viernes el ministro de Sanidad, Magnus Heunicke. Heunicke instó a vacunarse a quienes no lo hayan hecho y a mantener las buenas costumbres, como higiene de manos y hacerse test y aislarse si se tienen síntomas.

El titular de Sanidad había avisado el día que se anunció el levantamiento de las restricciones que la epidemia no se ha acabado y que el gobierno "no vacilará" en actuar rápidamente en el caso de que el coronavirus "amenace importantes funciones de nuestra sociedad", aunque descartó al mismo tiempo que vaya a haber amplias restricciones a nivel nacional.

Al igual que el resto de países nórdicos, Dinamarca no confinó a su población ni impuso el uso del barbijo en exteriores, aunque sí aprobó un amplio cierre de la vida económica y social durante la primera y segunda olas del coronavirus. Pero las autoridades danesas han mantenido controlada la epidemia en niveles moderados o bajos de hospitalización y muertes desde febrero, gracias a una estrategia basada en test masivos, rastreo de contactos y secuenciación de pruebas.

Así en abril inició una lenta desescalada que recibió un impulso desde junio, cuando fueron eliminadas las mascarillas en interiores salvo en el transporte (bajo ciertos supuestos), apoyada sobre todo en la introducción de un "pasaporte COVID".