Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
29 de junio de 2022
Seguinos en
Lomas, San Martín, Quilmes y La Matanza, "capitales" narcos
Esos populosos distritos de conurbano, gobernados por el peronismo, tienen el 54% de todas las denuncias por venta de estupefacientes en la provincia de Buenos Aires
23 de mayo de 2022
Si bien se viene instalando la idea de que Rosario es el principal circuito del comercio de drogas en la Argentina, un informe oficial añadió un dato inquietanto. El conurbano no se queda atrás.
El narcotráfico no da respiro en suelo bonaerense. El avance fue reconocido en la cumbre judicial en Rosario hace diez días, cuando el presidente de la Corte Suprema, Horacio Rosatti, pidió no estigmatizar a la ciudad santafesina y admitió que el crecimiento de las organizaciones criminales es un problema que asedia a diferentes distritos del país, entre ellos, según señalaron varios jueces y fiscales especializados en el tema, la provincia Buenos Aires. Esa afirmación se sostiene en datos oficiales. Según el último informe anual de la Procuración provincial sobre estupefacientes la crisis narco en la Provincia no para de crecer. En 2020 -el año de esta útimo informese iniciaron 68.628 causas vinculadas a las drogas. El 61% son por narcotráfico -comercialización y venta de estupefacientes-, el 24,6% por tenencia para consumo y el resto corresponde a tenencia simple.

Ese mismo informe sostiene que los municipios más complicados con el crecimiento narco son La Matanza, Lomas de Zamora, Quilmes y San Martín. La información se desprende de las denuncias recibidas en los departamentos judiciales de esos distritos y de las Investigaciones Penales Preliminares (IPP) abiertas.

El informe de la Procuración General de la provincia de Buenos Aires es el último publicado. Los datos son de 2020 -el de 2021 aún está en proceso- y exponen algunos números que constituyen una radiografía del crecimiento narco en el conurbano.

Según la información oficial, de las 68.628 denuncias de drogas unas 13.723 corresponden al departamento judicial de Lomas de Zamora, 8.597 a San Martín, 8.351 a Quilmes y 6.087 a La Matanza. En total, los cuatro distritos llegan a sumar 36.758 denuncias, que representan el 53,5 del total de las causas iniciadas.

El dato refleja la concentración de expedientes narcos que se da en esos distritos ya que según datos oficiales la cantidad de personas que viven en esas cuatro localidades corresponden al 21% del total de habitantes de la Provincia, muy por debajo del número de denuncias que se realizan.

Los datos de Lomas incluyen los departamentos judiciales de Lanus y Avellaneda. Los cuatro distritos hoy son gobernados por distintas vertientes del peronismo. Fernando Espinoza en La Matanza, la camporista Mayra Mendoza en Quilmes, Fernando Moreira en San Martín y Marina Lesci en Lomas, quien asumió luego de que Martín Insaurralde dejara el cargo para ser jefe de Gabinete de Axel Kicillof.

En estos cuatro territorios la comercialización es el común denominador. Sobre todo en Lomas. El 27% de las causas iniciadas allí responden a ese delito.

Estos distritos enfrentan otra problemática. Como contó Clarín, tienen cargos vacantes de jueces y fiscales que deben investigar a los narcos y se generan trabas para avanzar en las investigaciones judiciales.

Los números de causas iniciadas son mirados con preocupación en la Justicia porque crecen cada año y los recursos judiciales se achican. De hecho, el informe de la Procuración con datos de 2021 -que aún no se terminó-reflejará un aumento en las causas narcos, según fuentes judiciales.

En San Justo, ciudad cabecera de La Matanza, la situación es por demás particular. Por ley se crearon varios juzgados y una Cámara Federal, pero pese a que transcurrieron catorce años nunca se habilitaron. Es lo que llaman en la justicia bonaerense “un polo judicial fantasma”.

Según el informe de la Procuración el 60% de las causas que se iniciaron cuenta con “autor ignorado y solo el 38,4% de los expedientes terminan con la identificación de las personas que intervinieron en el delito.

Pero no todas las investigaciones iniciadas logran concluir su proceso judicial. Sólo 2.100 expedientes lograron ser elevados a juicio oral, más de 30.000 terminaron archivados y unas 12.000 fueron desestimadas.

Un recorte aún más preciso muestra que de todas las causas que se iniciaron por comercialización sólo un 5% logró ser elevada a juicio oral.

En materia de estupefacientes el 91% de lo que se comercializa en función de las más de 68.000 causas penales es marihuana.

El porcentaje restante corresponde a cocaína. Así, durante el 2020 se secuestraron 1.590 kilogramos de marihuana y 155 de cocaína.

Si bien el número de expedientes iniciados es menor a lo que se relevó en 2019, las autoridades judiciales admiten que la disminución responde al año de pandemia y de cuarentena más estricta, y que así y todo “el número es elevado”.

Las IPP iniciadas durante 2021 se conocerán durante este año y los indicadores preliminares indican que el crecimiento es muy significativo y va de la mano de las advertencias de jueces, fiscales y especialistas en narcotrafico que alertan sobre el avance de los delitos vinculados a la venta de drogas.

El reparto de responsabilidad a la hora de investigar los delitos de las drogas está dividido. La justicia bonaerense se ocupa de los casos de narcomenudeo-que invluye venta y comercialización y tenencia, entre otros deitos-, mientras que en los casos de narcotráfico interviene la justicia federal. Al momento de evaluar ambas estructuras la justicia llega a la misma conclusión: las rutas, los circuitos de comercialización y las disputas por el territorio está en constante crecimiento.

Del total de las denuncias por drogas solo el 5% logró llegar a juicio oral.