Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
2 de octubre de 2022
Seguinos en
Mauricio Macri después del almuerzo del PRO: "Trabajamos para el 2023"
Los dirigentes del espacio opositor se reunieron tras la crisis que generó Elisa Carrió. Estuvieron Bullrich, Rodríguez Larreta, Santilli, Ritondo y Pinedo en el encuentro
12 de agosto de 2022
El expresidente Mauricio Macri se reunió este mediodía con las máximas autoridades de PRO en el restaurante Happenning de Costanera, en medio de la tensión interna que provocó en Juntos por el Cambio las declaraciones de Elisa Carrió contra integrantes del espacio por sus supuestos vínculos con el nuevo ministro de Economía, Sergio Massa.

“Estamos más fuertes que nunca, trabajando para salir de esta angustia”, dijo el expresidente a la salida del encuentro. Antes, los referentes del partido, dejaron en claro que el conflicto que se originó tras las declaraciones de la líder de la CC, ya estaba terminado.

Según se informó, al almuerzo asistieron el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, la titular de PRO, Patricia Bullrich, el ministro de gobierno porteño, Jorge Macri.

También, Diego Santilli, Cristian Ritondo, Federico Pinedo, Fernando De Andreis, Humberto Schiavoni y Federico Angelini. No estuvo la diputada nacional María Eugenia Vidal.

Los dirigentes que participarán en la reunión, que -según aseguraron- está previsto desde hace varias semanas, hablarán sobre las repercusiones en el espacio tras las acusaciones que lanzó Carrió contra referentes de Juntos por el Cambio, como Bullrich, Ritondo, Rogelio Frigerio, Gerardo Morales, Gerardo Milman, Emilio Monzó y Facundo Manes, por sus presuntos nexos con Massa.

Las declaraciones de la líder de la CC repercutieron en la alianza opositora, que consideraron que Carrió había cruzado un límite al involucrarse en temas personales, y acrecentaron tensiones internas entre los referentes del PRO, que discuten la estrategia electoral para volver a la presidencia y discuten las candidaturas de 2023.

A diferencia de Bullrch y Larreta, que rechazaron las descalificaciones, Macri eligió no involucrarse en la polémica de forma pública, aunque hizo saber, a través de sus colaboradores que no estaba de acuerdo con los dichos de su socia política.

Esa postura no convenció a sus socios, que consideraron que el expresidente debería manifestarse al respecto para despejar ambiguedades.