Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
¿Caja boba?: la TV más vista es también la más críticada
Los pogramas que quedan siempre al tope de las planillas del rating son al mismo tiempo los más vilipendiados por los propios televidentes
24 de noviembre de 2007
Los programas preferidos por el televidente argentino, aquellos que quedan siempre al tope de las planillas del rating, son al mismo tiempo los más vilipendiados por los propios televidentes cuando se les pregunta por el tipo de medios que les gustaría mirar.

El mismo fenómeno se repite con los adolescentes: eligen producciones que contemplan el contenido erótico, pero se muestran particularmente cuestionadores de las tiras que exhiben escenas de sexo y desnudez.

Así lo revela una encuesta sobre la televisión local realizada este año por el Comité Nacional de Radiodifusión (Comfer), que pone en descubierto parte de la idiosincrasia argentina y la paradoja de un medio controversial.

Los datos de este tercer estudio realizado por el organismo dependiente de la Presidencia de la Nación "revelan una conducta ambivalente de los televidentes considerados en general, ya que algunos de los programas cuestionados son al mismo tiempo consignados como `favoritos´".

Por otra parte, se señaló que, "a diferencia de lo ocurrido años anteriores, el público infanto-juvenil manifiesta ahora cierta propensión a consumir programas especialmente dirigidos a su edad, aunque éstos sean también objeto de críticas por parte de esta franja etaria".

Así, el estudio detalla que el público adolescente manifiesta una tendencia a favor del formato "reality": "Gran Hermano" obtiene el tercer puesto entre los programas preferidos de los niños, y el segundo entre los jóvenes.

Pero ese mismo ciclo, junto con "ShowMatch", aglutina las mayores críticas de los chicos y jóvenes, como así también de los adultos: el 29,7 por ciento de los encuestados cuestionó a ese programa, y el 24 por ciento al formato que conduce Marcelo Tinelli.

Al considerar las diferentes edades, precisa el Comfer, se observa la misma tendencia general, aunque con elecciones más dispersas entre el público infantil, en las que se advierte, además, una inclinación a cuestionar aquella programación especialmente dirigida a esa franja etaria, como es el caso de los programas de Disney Channel o ciclos como "Patito Feo" o "Casi Ángeles".

La paradoja en los jóvenes sondeados es que se muestran particularmente cuestionadores de los contenidos que exhiben escenas de sexo o desnudez, cuando al mismo tiempo destacan como favoritos tanto "ShowMatch" como "Gran Hermano", programas que
incorporan el erotismo como herramienta de captación de audiencia.

"Los adultos depositan su principal crítica en la carencia de creatividad de la televisión, así como en su vulgaridad y mediocridad y, a la vez, califican a Gran Hermano como un programa vulgar, pero que miran", comentó el director de
Evaluación y Control del Comfer, Claudio De Cousandier, durante una ponencia en la ciudad cordobesa de Villa Carlos Paz sobre Periodismo e Infancia.

Asimismo, precisó que el sondeo puso de manifiesto que los programas predilectos por el público encuadran en los géneros identificados bajo el rótulo "Series/ Unitarios/ Películas", "Humor/ Entretenimiento" y "Programas culturales".

"Ello quizás explica que la capacidad de entretener, divertir y distraer así como la de informar son los principales atributos que el público valora como positivos de la televisión actual, consideraciones que se manifestaron en todas las edades", sostuvo
De Cousandier.

Y subrayó que sólo un 10 por ciento expresó no encontrar aspectos positivos en la TV contemporánea.

A la hora de cuestionar aspectos de la "caja boba", los televidentes concentraron las críticas en la falta de observancia de la protección a los menores (14.9 por ciento), los reiterados cambios en los horarios de la programación (14.6 por ciento), el
déficit en la creatividad que se observa en la televisión actual (14.4 por ciento) y el uso inconveniente del lenguaje (13.6 por ciento).

"Lo llamativo para nosotros es que la violencia en la TV no apareció entre las principales críticas, algo que tampoco ocurre en las estadísticas de los llamados telefónicos, donde en primer lugar están las quejas por el incumplimiento del horario de protección al menor, con el 42 por ciento, seguido por la presencia del erotismo, con el 38 por ciento, y la violencia apenas obtiene el 6 por ciento de los reclamos", añadió el abogado.

En ese sentdio, recordó que este año cuando apareció en la pantalla el baile del caño, en el programa ShowMatch, o la escena que insinuaba una relación sexual entre tres mujeres, en Gran Hermano, el número de reclamos telefónicos subió en un 300 por
ciento "mientras que cuando apareció la foto de Nora Dalmasso asesinada, sólo hubo tres llamados en contra de la publicación de esa imagen".

"Para nosotros es sumamente llamativo este dato porque ponderamos la violencia a la hora de controlar y sancionar a los medios", explicó De Cousandier en diálogo con Noticias Argentinas, al tiempo que consideró que "estos datos nos demuestran que la
violencia la tenemos tan internalizada que no somos capas de advertirla".