Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de octubre de 2018
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La pobreza aumentó en el primer semestre y hay más de 11 millones de pobres
4,5 millones son chicos, el 41,4%. Por la ayuda social, la indigencia subió menos, del 4,8% al 4,9%
27 de septiembre de 2018
La pobreza en la población urbana aumentó de 25,7% al 27,3% en el primer semestre del año. Más de 11 millones de habitantes son pobres en la Argentina, una cifra equivalente al 27,3% de la población, según cifras del INDEC correspondientes a junio, por lo que alrededor de 750 mil personas cayeron en esa situación en el primer semestre.

La indigencia aumentó en la primera mitad del año del 4,8% al 4,9% de la población, con lo que alrededor de 100.000 personas pasaron a integrar ese conglomerado de quienes apenas tienen recursos para alimentarse.


Sin embargo, con relación a igual período de 2017, se verificó una disminución del 1,3 puntos porcentuales, debido a que hacia final de junio de 2017 se ubicaba en el 28,6%, de acuerdo con los índices oficiales.

Esto pasó por el deterioro de los ingresos de la gente, la mayor inflación y la menor ocupación, y se descuenta que marcará un incremento de ambos indicadores sociales claves.

La indigencia, en tanto, creció del 4,8 al 4,9% en ese período. Si se proyectan los datos de los 31 aglomerados que mide el Indec a todo el país, en la Argentina hay actualmente 12,2 millones de pobres y 2,1 millones de indigentes.

La anterior medición del INDEC, del segundo semestre de 2017, arrojó una pobreza del 25,7%, equivalente a 10.400.000 pobres. En tanto, de esos totales, la indigencia fue del 4,8% y 1.900.000 indigentes.
Chicos
Los chicos menores de 14 años son los más golpeados tanto por la indigencia como por la pobreza.

La indigencia infantil subió del 7,6 al 8% y la pobreza infantil subió del 39,7 al 41,4%, de acuerdo a los datos difundidos por el INDEC.

De aquí se desprende que 4 de cada 10 chicos vive en hogares pobres. En total son poco más de 4.500.000 chicos pobres, casi 900.000 son indigentes.

Esto significa que esos chicos indigentes viven en hogares que no pueden comprar los alimentos básicos. Y los chicos pobres se desarrollan en hogares que si bien pueden adquirir una canasta de alimentos básicos, tienen privaciones y carencias de todo tipo. Así las cosas, si bien se amplió el universo de familias que cobran la Asignación Universal por Hijo (AUH) esa ayuda puede ayudar a cubrir la compra de alimentos básicos, pero está lejos de sacar a esas familias de la pobreza.

Esta dimensión de la pobreza infantil es un factor de reproducción de la pobreza. Porque el chico que se desarrolla con privaciones alimentarias, de vivienda, salud o educación tiene un futuro sombrío. Además, a mayoría de esos chicos viven en hogares sostenidos por trabajadores precarios, subocupados, que se desempeñan en la informalidad, sin seguridad social.