Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
11 de diciembre de 2017
Seguinos en
AMC debuta pisando fuerte con nueva serie
La nueva señal que reemplaza a MGM en la grilla del cable estrena Halt & Catch Fire con capítulos dirigidos por Juan Jose Campanella
2 de noviembre de 2014
A fines de octubre, la señal de cable MGM se transformó en AMC, y si el nombre le suena conocido a los seguidores de las series es porque se trata del canal que en Estados Unidos produjo y emitió Breaking Bad, que sigue teniendo a The Walking Dead como la más exitosa joya de su corona -de toda la TV de hecho- y que pronto tendrá que despedirse de Mad Men.

Un adiós anunciado que obligó a AMC a salir a buscar una nueva ficción para llenar el espacio que dejen vacante y que encontró en Halt & Catch Fire, la serie que se emite ahora por la flamante.

Se verán dos episodios seguidos de la primera temporada (que tiene diez en total), un buen método para atrapar espectadores que podrían no quedar convencidos después de un episodio piloto que promete, pero que sufre con sus diálogos demasiado opacos y grandilocuentes. Todo lo contrario de su aspecto visual a cargo de Juan José Campanella, que dirigió los dos primeros episodios y el que cierra la primera temporada (el ciclo ya tiene asegurada una segunda).

La historia de Halt & Catch Fire transcurre en los primeros años de la década del ochenta en Texas, más precisamente en el área de las empresas informáticas florecientes pero dominadas por la poderosa IBM.

Un cuadro de situación que el ejecutivo de ventas Joe MacMillan quiere cambiar. Interpretado por el talentoso Lee Pace, MacMillan es un personaje intrigante, parte encantador de serpientes y parte predicador que le promete la salvación a un ingeniero caído en desgracia (notable actuación de Scoot McNairy, al que algunos reconocerán por su trabajo en otra pieza de época, Argo) y la rebelde programadora Cameron, a la que la carismática Mackenzie Davis dota de más humanidad de la que el guión le otorga. Un guión que los espectadores locales deberán escuchar en castellano, una decisión más acorde con el canal de la oferta básica que AMC es en el cable local que con los laureles de TV premium que ostenta en origen.