Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
28 de febrero de 2020
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El folclore argentino de luto: murió Juan Carlos Saravia
El cantante y uno de los fundadores del mítico grupo folclórico Los Chalchaleros falleció a los 89 años en su Salta natal. La música popular lo despide con respeto
18 de enero de 2020
El folclorista, fundador del conjunto Los Chalchaleros, Juan Carlos Saravia, falleció esta tarde en Salta, por causas naturales a los 89 años-.

Nacido en Salta el 14 de mayo de 1930, integrante y voz representativa de uno de los conjuntos más exitosos de la música popular argentina, formado en 1948 y disuelto en 2003, luego de una larguísima gira de despedida.

Considerados como uno de los más grandes grupos folclóricos de Argentina, llevaron su música a todo el mundo.

“Éramos todos amigos… parientes y compañeros además. Así que no había pica ni competencia. Por eso se nos ocurrió unirnos y cantar juntos en cuarteto. Pero como buenos provincianos, nos tomamos nuestro tiempo. Recién unos meses después nos encontramos otra vez y empezamos a ensayar. En mi casa, en la casa de Cocho. Pensamos un nombre para el conjunto y le pusimos Los Chalchaleros porque en Salta se le dice así al zorzal, que come los frutitos colorados de una planta que se llama chalchal”, contó alguna vez Saravia.
A lo largo de su trayectoria de 54 años (el grupo se disolvió en 2002), Los Chalchaleros tuvieron 10 integrantes: Juan Carlos Saravia, Aldo Saravia, Víctor Zambrano, Pelusa Sosa, José Antonio “Chango” Saravia Toledo, Ricardo “Dicky” Dávalos, Ernesto Cabeza, Eduardo “Polo” Román, Francisco “Pancho” Figueroa y Facundo Saravia.

Si bien cada uno aportó su talento y su personalidad, Ernesto Cabeza fue fundamental para que el conjunto alcanzara su máxima jerarquía musical. Juan Carlos Saravia no dudó en subrayarlo: “Cabecita nos dio todo musicalmente todos los matices. Los silencios que hacía con la guitarra eran incomparables. A él lo trajo Dicky. ‘Yo conozco a un guitarrero en Salta, da clases de guitarra’, dijo. Pero Ernesto no quería, él se dedicaba a lo suyo, tenía otra vida. Y nosotros ya éramos conocidos, vendíamos muchos discos. Al final ingresó en 1953, en lugar del Chango, que siguió con su carrera de abogado”.