Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
25 de febrero de 2020
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Buscan citar a Berni y a la fiscal Fein por la causa Nisman
El actual ministro de Seguridad bonaerense fue uno de los primeros en llegar al departamento del fiscal muerto y mantuvo numerosos llamados desde el lugar con Cristina Kirchner
18 de enero de 2020
A cinco años de la muerte de Alberto Nisman, el fiscal Eduardo Taiano investiga a la fiscal Viviana Fein, al juez Manuel De Campos, al actual ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, a Román Di Santo (ex jefe de la Policía Federal) y al comisario mayor Roque Luna de Delitos Complejos (PFA), por los delitos de acción pública en el manejo de la escena, es decir, del departamento y puntualmente del baño donde se encontró el cuerpo sin vida de quien investigaba el atentado a la AMIA. Para los investigadores es “clave el manejo de la escena, como el día posterior”, y se sigue una serie de acciones que "alteraron la escena del crimen", indicaron fuentes judiciales.

Además, está bajo análisis un conjunto de llamadas de los imputados que podrían estar cerca de un pedido de indagatoria por parte de la fiscalía ante el juez Julián Ercolini. Se trata de un expediente conexo al principal por el crimen de Nisman.

Las cámaras de televisión captaron aquella madrugada las frenéticas llamadas realizadas por Berni, muchas de las cuales habrían estado dirigidas a Cristina Kirchner, de quien en aquel momento era secretario de Seguridad. Esa escena que para el juez Julián Ercolini se trataba de una escena del crimen, porque fue quien determinó Nisman fue asesinado, fue manejada "de manera irregular e irresponsable".

El fiscal Taiano denunció a funcionarios públicos por este hecho y se refirió a la “existencia de gran cantidad de irregularidades”. Por ejemplo, la fiscal Fein llegó tres horas después al departamento al que ya habían ingresado la Prefectura y el juez aún después.

Las imágenes mostraron a Fein pisando un charco de sangre en el baño, la manipulación del "arma homicida" como dijo Ercolini, que ordenó la fiscal descargar y limpiar con papel higiénico para ver el número de serie, entre otros aspectos recolectados por la fiscalía.

“Inoperación exhibida” fue una de las expresiones utilizadas por Taiano al referirse a quienes debían delimitar la “libre movilidad e ingreso en el lugar”, y explicó que “la desidia e indiferencia con que actuaron en el lugar, "sólo permite representarnos un alto grado de incompetencia de su parte”.

El fiscal insistió en que “no se tomaron los recaudos necesarios para la adecuada preservación de la escena", lo que podría llevar a Taiano a pedir la indagatoria por supuesto incumplimiento de los deberes de funcionario público.

En el procedimiento "hubo un sin fin de irregularidades", señala la denuncia, que se vieron en los videos que justificó la fiscal Fein señalando que ya se había grabado todo y que nada fue manipulado mi alterado.

Para los investigadores los funcionarios judiciales como del Poder Ejecutivo, “actuaron con desprecio total” de la escena del hecho, por "el desfile de personas", "falta de preservación del lugar" y “porque hubo elementos no recolectados”: "una toalla blanca a los pies de Nisman en el baño, elementos que fueron movidos y tocados en reiteradas oportunidades” ; “pelos que no fueron levantados”.

Por estas "omisiones hubo un claro perjuicio para la investigación”, dijo Taiano y puntualizó que Fein “se limitó a circunscribir la potencial escena del crimen al baño y de manera secundaria el resto del departamento", dejando afuera "áreas externas sin considerar una tercera vía de ingreso y egreso al inicio”, sostiene el dictamen.

La pesquisa habla de la "falta de preservación de todo el lugar" y que la casa de Nisman “se transformó en un escenario de tránsito para una gran cantidad de personas quienes, para procurar acercarse lo más posible al baño atravesaban todas las restantes zonas que debían ser preservadas”.

Para la fiscalía hubo integrantes del Poder Ejecutivo (como Berni) como de las Fuerzas que “no formaban parte el equipo que debía analizar la escena del hecho, que ingresaron al departamento que se asomaron por la puerta del baño, lugar que por su importancia debía ser resguardado”.

Berni insiste que subió al departamento porque no había un certificado de defunción que corrobore la muerte de Nisman "y podía estar en el baño agonizando".

Lo último realizado fue un entrecruzamiento de llamados telefónicos. Más de 30 comunicaciones entre Berni y Cristina Kirchner previo a su llegada a Le Parc. "Se está determinando la frecuencia de las mismas, el motivo, y entre quiénes”, explicaron fuentes judiciales a Clarín.

Se analizan llamados entre Fein con personal judicial y policial, con un detalle de frecuencia. Y se tomaron testimoniales a un grupo importante de personas que estuvieron en el departamento de Nisman durante y antes del procedimiento, para esclarecer los puntos denunciados.
Cruce de llamadas entre Cristina y Berni La entonces presidenta Cristina Kirchner y su secretario de Seguridad, Sergio Berni, mantuvieron 31 comunicaciones la madrugada en la que fue hallado muerto el fiscal Alberto Nisman.

Empezaron a las 0.36 -dos horas y media después de hallado el cuerpo- y siguieron hablando hasta que se hizo de día.

La comunicación fue frenética durante algo más de 15 horas.

Son 22 llamadas telefónicas y 8 mensajes de texto enviados desde el celular de Berni a los de Presidencia asignados a los secretarios privados de mayor confianza de Cristina: Mariano Cabral y Pablo Barreiro.

Y desde esos números a los de Berni. Tanto él como la ex ministra de Seguridad Cecilia Rodríguez dijeron que cada vez que se comunicaban con Cristina lo hacían a través de los celulares asignados oficialmente a esos secretarios.

Esos números eran Cristina. La llamada restante fue recibida por Berni desde el conmutador de la Quinta de Olivos. Cinco de esas primeras comunicaciones suceden en dos horas y directamente desde la escena del crimen. Berni apenas mencionó haber llamado dos veces a Cristina Kirchner la madrugada en que se supo la muerte de Nisman. Una cuando iba en camino al departamento del fiscal y la otra cuando confirmó en el lugar que Nisman estaba muerto. Nunca dijo nada acerca de que llamó a la Presidenta 11 veces más. Ni que la Presidenta lo llamó a él 18 veces.

Habló con ella durante toda la madrugada: antes de las 6.30 de aquel lunes, ya se habían comunicado 12 veces.

Ocho fueron desde Cristina hacia Berni (5 llamadas y 3 mensajes) y las otras cuatro, todas llamadas, en sentido inverso. La comunicación siguió hasta la tarde con 19 llamadas y mensajes más que Berni omitió en su declaración ante la fiscal Fein, en febrero de 2015, a pesar de que en aquel momento le pidieron expresamente que detallara la cantidad de comunicaciones que había tenido con la presidenta durante esa noche.

Mientras ocurrían los primeros contactos, el departamento de Nisman se iba poblando con más de 50 personas que contaminaban la escena del crimen, caminaban por todos lados y hasta llevaron comida de afuera.