Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
En el año hubo 600 secuestros virtuales
Son datos de la Ciudad de Buenos Aires. Así surge de denuncias hechas por las víctimas. La mayoría ocurre entre las 24 y las 5 de la mañana
1 de junio de 2014
En lo que va del año ya se denunciaron 600 casos de secuestros virtuales en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires. Tras mucho tiempo sin cifras oficiales públicas, el dato lo reveló Diego García Yomha, director de Análisis Criminal del Ministerio Público, quien además estará a cargo de un nuevo equipo de fiscales de instrucción preparados exclusivamente para combatir esta modalidad delictiva.

La cifra, que arroja un promedio de 4 casos por día, no incluye la gran mayoría de los episodios que ocurren: aquellos que la gente desiste de denunciar. Se trata de un delito con un altísimo porcentaje de “cifra negra”.

En el análisis de los casos denunciados, García Yomha reveló que encontró homogeneidad en los barrios porteños y el rango etario de las personas que reciben los llamados de los secuestradores virtuales, esos que fingen tener cautivo a un familiar de la persona a la que engañan telefónicamente El dato hace creer a los investigadores que los delincuentes no se comunican con sus potenciales víctimas de manera aleatoria.

“El autor de este delito se comunica telefónicamente con la víctima que recibe el llamado y simula el secuestro de un familiar o conocido”, explica un informe preparado por el Ministerio Público Fiscal, y publicado en www.fiscales.gob.ar . En esos casos, los falsos secuestradores suelen comenzar la conversación fingiendo llamar desde un hospital o una comisaría para obtener más información, que luego será utilizada para extorsionar.

De acuerdo con el análisis realizado por los fiscales, “la mayoría de estos llamados son realizados por varones, a teléfonos fijos, y se registran entre la medianoche y las cinco de la mañana ”, en tanto que lo hacen con el conocimiento de “datos mínimos de quien atiende el teléfono”, como el nombre, la fachada de la casa o el barrio.

Para García Yomha, la cantidad de casos registrados es relativa. “Hay una cifra negra, casos que desconocemos porque los damnificados no los denuncian”, explicó, sobre la complejidad de la lucha contra este delito.

El coordinador del flamante equipo especial detalló que la tarea del grupo será la de “cruzar información” de las causas existentes, de forma de poder “encontrar características comunes” entre los modus operandi empleados en distintos hechos y llegar a conocer cuántas bandas hay.

“No creemos que todos los que se dedican a esto tengan el mismo nivel de preparación. Algunos son organizados y muchos otros ven la modalidad e intentan sacar provecho”, aseguró García Yomha. Y agregó que “si se desbaratan cuatro o cinco bandas va a bajar bastante la cantidad de hechos”.

Una de las cuestiones que los fiscales remarcan para poder avanzar en la lucha contra los secuestros virtuales es la necesidad de que las víctimas denuncien los episodios que sufren.