Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Kenia dominó a su antojo la maratón en Río 2016
Logró el primer doblete olímpico en pruebas de maratón con triunfo de Kipchoge en hombres y de Sumgong en mujeres. Protesta política de un etíope
21 de agosto de 2016
El keniano Eliud Kipchoge, ganó hoy el maratón de Rio-2016, que completó el dominio de su país en la disciplina en estos Juegos Olímpicos, tras el triunfo de su compatriota Jemima Sumgong en mujeres, en una carrera en que el etíope Feyisa Lilesa, plata, realizó una protesta política al entrar en meta. Por primera vez en la historia olímpica, los ganadores de las pruebas femenina y masculina son del mismo país.

En una exhibición de fuerza, Kipchoge se impuso con un tiempo de 2h08:44, precediendo en más de un minuto al etíope Feyisa Lilesa (2h09:54), que ganó la plata, y al estadounidense Galen Rupp (2h10:05), que fue bronce.

"Es fantástico para nosotros. Los kenianos estarán muy felices. Esto es historia. Es la primera vez que una mujer y un hombre de un mismo país ganan en los mismos Juegos. Es el mejor momento de mi vida", dijo el ganador, que tiene en su poder la mejor marca de la temporada (2h03:05), lograda en su victoria en el maratón de Londres.

Al entrar en meta, el etíope Lilesa, alzando los brazos como si estuvieran esposados, en defensa de la etnia Oromo, mayoritaria en su país y a la que pertenece el atleta, cuyas protestas fueron respondidas con dureza por el gobierno, causando centenares de muertos.

"Realicé ese gesto por la actitud del gobierno de mi país contra el pueblo Oromo. Tengo familiares en prisión en mi país. Si hablas sobre democracia te matan. Si vuelvo a Etiopía, tal vez me maten o me metan en prisión", dijo después Lilesa.

Bajo la lluvia, y con salida y llegada en el Sambódromo de Rio, cerca del Santo Cristo, Kipchoge se dio literalmente un paseo por un recorrido que pasó entre otros lugares por la Playa de Flamengo y la Ensenada de Botafogo, próxima al Pan de Azúcar.

El keniano de 31 años lanzó un ataque en el km 30, cuando una decena de corredores iba en cabeza, que se tradujo en una selección de cuatro luchando por el triunfo, los tres que ganaron las medallas y el etíope Lemi Berhanu.

"Era una carrera que iba muy lenta así que decidí tomar la iniciativa. Tal vez fuera debido a la lluvia. Todo el mundo busca una medalla pero yo venía a por el oro", dijo el ganador keniano.

El más joven de los cuatro de cabeza, Berhanu, de 21 años, ganador ese año del maratón de Boston, quedaría descolgado en el kilómetro 32.

Kipchoge lanzó un nuevo ataque demoledor poco antes del kilómetro 35, dejando atrás primero a Rupp y pocos metros después a Lilesa.

El keniano inició allí una cabalgada en solitario a un ritmo infernal, aumentando progresivamente su ventaja sobre Lilesa y Rupp.

- Héroe iraní -

===============

Uno de los atletas más ovacionados fue el iraní Mohammadjafar Moradi, que llegó tan exhausto que apenas conseguía avanzar en los metros finales. Tras caerse, se levantó y caminó, tambaleándose hasta la meta, terminando en un puesto 129 (2h31:58) con sabor a oro, en una escena que recordó la llegada de la suiza Gabriela Andersen-Schiess, que conmovió al mundo en Los Angeles-1984.

Kipchoge disputaba su octavo maratón, ganando seis de los siete anteriores (Hamburgo en 2013, Róterdam y Chicago en 2014, Londres y Berlín en 2015 y de nuevo en la capital británica en 2016), siendo segundo en uno (en Berlín en 2013).

Antes había destacado en pruebas de fondo, siendo bronce en los Juegos de Atenas-2004 y plata en Pekín-2008 en 5.000 metros, con un oro en el Mundial de París-2003 y una plata en Osaka-2007 en la misma distancia.

Por su parte, Lilesa, de 26 años, fue bronce en maratón en el Mundial de Daegu-2011, mientras que Rupp, de 30, que se ha pasado este año a la disciplina, fue plata en 10.000 metros en los Juegos de Londres-2012.

Rupp, además, había disputado la prueba de 10.000 metros en Rio-2016, apenas ocho días antes del maratón, siendo quinto.

La cuarta posición de la prueba fue para el joven eritreo de 20 años Ghirmay Ghebreslassie (2h11:04), que ganó el título mundial de la disciplina en Pekín-2015, mientras que Lemi Berhanu se hundió en la parte final de la carrera para terminar en el puesto decimotercero (2h13:29).

Este es el segundo oro olímpico para Kenia en el maratón masculino en la historia de los Juegos, después del obtenido por Samuel Wanjiru en Pekín-2008.