Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de septiembre de 2019
Seguinos en
Investigan por fraude hipotecario en Estados Unidos
22 de junio de 2008
En Estados Unidos, bajo la denominación "Hipoteca Maliciosa", el FBI y otras agencias oficiales encararon un operativo contra 406 personas acusadas de estar involucradas en maniobras fraudulentas en el otorgamiento de créditos hipotecarios.

El FBI estima que los casos de fraude hipotecario investigados en la Operación Hipoteca Maliciosa involucran pérdidas de casi u$s $1.000 millones.

Desde el jueves pasado esta acción está dirigida a detectar a los responsables de las hipotecas subprime ( personas con ingresos insuficientes para mantenerlas y pagarlas) por su responsabilidad en la actual crisis financiera global.

En realidad, el FBI comenzó la investigación el primero de marzo del corriente y según un comunicado que emitió “está destinada a comprobar que gran parte de las familias que perdieron sus hogares durante esta crisis en el mercado inmobiliario fueron engañadas cuando firmaron sus hipotecas”.

En un solo día el miércoles 18 de junio fueron arrestadas 60 personas en 15 localidades distintas del país.

Ese mismo día dos altos ejecutivos de Bear Stearns, fueron acusados por el vice Fiscal General Mark Filip por haber cometido irregularidades en la comercialización de títulos valores atados a hipotecas.

Los argumentos de Filip fueron que “el fraude hipotecario representa una amenaza significativa a nuestra economía, a la estabilidad del mercado inmobiliario de nuestra nación y a la tranquilidad de millones de propietarios estadounidenses".

Bear Stearns era el quinto banco de inversión de Estados Unidos y su caída comenzó con la quiebra de dos "hedge funds" en junio de 2007.

El pasado 14 de marzo, Bear Stearns reconoció que su liquidez se había deteriorado de forma significativa debido, en buena parte, a los rumores que circulaban en Wall Street sobre la salud de los activos del banco de inversión, lo que provocó una fuerte caída de sus acciones en Bolsa.

JP Morgan Chase y la Reserva Federal de Estados Unidos anunciaron ese mismo día que financiarían a Bear Stearns para ayudarlo a superar sus problemas de liquidez.

Dos días después, el primero lanzó una oferta de compra de dos dólares por acción, un precio irrisorio que provocó indignación entre los accionistas de Bear Stearns.

El 24 de marzo, JP Morgan Chase quintuplicó su oferta inicial al elevarla a diez dólares, en un intento de calmar a los accionistas del castigado banco de inversiones.

El pasado 29 de mayo, los accionistas de Bear Stearns aprobaron en un junta extraordinaria su venta al gigante financiero JP Morgan Chase.