Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
28 de marzo de 2020
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Dos rugbiers dijeron que son inocentes y que la fiscal los engañó
Ciro Pertossi y Máximo Thomsen hablaron frente al juez en la indagatoria y aludieron a su inocencia en el asesinato de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell
19 de febrero de 2020
los ocho imputados por el asesinato de Fernando Báez Sosa fueron trasladados a la Fiscalía de Villa Gesell para ser indagados en una nueva audiencia del caso. Ciro Pertossi y Máximo Thomsen, señalados en un principio como coautores del homicidio, fueron llamados por la fiscal Verónica Zamboni pero se negaron a declarar.

En cambio pidieron que estuviera presente el Juez de Garantías, David Mancinelli. Luego de esperar cuatro horas la llegada del magistrado, ambos declararon lo siguiente: "No sabemos por qué estamos acá. Somos inocentes. Con esta fiscal no vamos a declarar".

De esta forma quedó clara la estrategia de la defensa de los rugbiers, el abogado Hugo Tomei: estirar los tiempos y presionar para sacar a la fiscal Zamboni del caso.

Los ocho rugbiers que se encuentran detenidos en la Alcaidía de la Unidad Penitenciaria 6 de Dolores están imputados como coautores del homicidio de Fernando, con el doble agravante de la alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas, además de las lesiones sufridas por los amigos de Fernando.

Mientras Pertossi y Thomsen declaraban su inocencia ante el juez Mancinelli, varios medios de prensa difundían los chats de Blas Cinalli, uno de los implicados, poco tiempo después de producida la muerte. En los mensajes que intercambió con un amigo, Cinalli relató: "Nos cagamos a piñas en el boliche. Nos sacaron a todos. Esperamos a que se vaya la Policía y ahí los recagamos a piñas. Dos convulsionaron, a uno lo mandamos al hospital sin signos vitales. Ahora estamos yendo al Mc Donald's a ver qué pasa. Amigo, flasheamos, matamos a uno".