Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
29 de junio de 2022
Seguinos en
Putin: "La invasión a Ucrania fue una respuesta preventiva"
Sin dar indicios sobre la próxima fase del conflicto, el presidente ruso intentó alimentar el patriotismo en la fecha más importante para Rusia
9 de mayo de 2022
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, defendió hoy la ofensiva en Ucrania y criticó a Kiev y los países occidentales, al tiempo que buscó alimentar el patriotismo de la población y su apoyo a la campaña en el Día de la Victoria.

Pese a la expectativa generada sobre una posible escalada, el presidente ruso no dio, al menos hasta ahora, ninguna señal sobre la siguiente fase de la invasión ni reclamó la captura completa de Mariupol, que sus fuerzas han cañoneado y sitiado durante semanas.

De hecho Putin evitó usar la palabra “victoria” a lo largo del conflicto.
Ante los miles de soldados que participaban en el desfile, Putin volvió a justificar su decisión de lanzar la ofensiva contra Ucrania el 24 de febrero, alegando que Kiev preparaba un ataque contra los separatistas prorrusos en el este del país, quería hacerse con la bomba atómica y recibía el apoyo de la OTAN.

“Se estaba formando una amenaza totalmente inaceptable, directamente en nuestras fronteras”, dijo, acusando de nuevo al país vecino de neonazismo y calificando la ofensiva de “respuesta preventiva”. Fue la “única decisión correcta” posible, añadió.

En un discurso al principio del gran desfile militar anual en la plaza Roja de Moscú que conmemora la victoria soviética ante los nazis en 1945, Putin aseguró que su ejército combatía en Ucrania para defender a la “patria” contra la “amenaza inaceptable” que representa su vecino, apoyado por Occidente.
Me dirijo a nuestras fuerzas armadas: ustedes luchan por la patria, por su futuro”, afirmó el mandatario.

Dos meses y medio después de haber desplegado sus fuerzas en Ucrania, los combates se concentran en el este del país. Rusia tuvo que rebajar sus ambiciones de tomar rápidamente el país y la capital frente a la feroz resistencia de las tropas ucranianas, armadas por los países occidentales.

El presidente ruso sitúa el conflicto en Ucrania en la misma línea de 1945 y no cesa de calificar al adversario de neonazi.