Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
13 de julio de 2024
Seguinos en
Una ley en la Unión Europea jaquea a los gigantes de la web
La ambiciosa norma se impuso a las 19 principales redes sociales, sitios de comercio y motores de búsqueda. Cuáles son los motivos de la medida
26 de agosto de 2023
Los gigantes de Internet deben responder a partir de este viernes en la Unión Europea (UE) a obligaciones reforzadas de transparencia y de lucha contra los contenidos ilícitos, so pena de importantes multas, en virtud de una nueva ley sin precedentes en el mundo.

La ambiciosa Ley de Servicios Digitales (LSD) se impuso a las 19 principales redes sociales, sitios de comercio y motores de búsqueda, entre ellos Google, YouTube, Amazon, Facebook, Instagram, X (ex Twitter) y TikTok.

Estas empresas, que cuentan cada una con más de 45 millones de usuarios activos en la UE, están sometidas a nuevas obligaciones para combatir la desinformación, el odio en línea, la pornografía infantil o las falsificaciones, todo bajo la vigilancia de la Comisión

“Europa es hoy la primera jurisdicción del mundo donde las plataformas en línea ya no tienen un ‘trato de favor’ y no fijan sus propias reglas. Ahora son entidades reguladas al igual que las instituciones financieras”, declaró Thierry Breton, comisario europeo de Mercado Interior, prometiendo “hacer cumplir escrupulosamente la LSD”.

Se trata de “proteger a nuestros hijos, nuestras sociedades, nuestras democracias”, escribió la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, en la red social X.

Los infractores se exponen a sanciones que podrían alcanzar el 6% del volumen de negocios mundial de su grupo y, como último recurso, en caso de reiteradas infracciones graves, una prohibición temporal de operar en la UE.

Las plataformas deben proponer a los internautas una herramienta para señalar fácilmente los contenidos ilícitos, tal como los definen las legislaciones nacionales o los textos europeos, y retirarlos rápidamente.

También deben someterse a una auditoría anual independiente para verificar el correcto cumplimiento de sus obligaciones. Los sitios de comercio deben poder rastrear a los vendedores para reducir las estafas.




Sus algoritmos también están bajo lupa: las plataformas deben explicar cómo funcionan sus sistemas de recomendación y ofrecer alternativas sin personalización.

En cuanto a la publicidad, la LSD prohíbe dirigirse a menores o publicar anuncios basados en datos sensibles (religión, orientación sexual, etcétera).

Varios gigantes ya anunciaron cambios para cumplir las normas antes de la fecha límite del viernes. TikTok ya permite desactivar las recomendaciones personalizadas de contenido, determinadas por algoritmos según los supuestos intereses del usuario.

Microsoft (LinkedIn y Bing) también indicó el viernes nuevas medidas para respetar la ley, ofreciendo a los usuarios la misma opción sobre las recomendaciones que TikTok.

Lo mismo en Meta, firma matriz de Facebook e Instagram, que aseguró haber contratado a 1000 personas para la aplicación de la LSD. El gigante californiano también se comprometió a referenciar y archivar todos los anuncios dirigidos a internautas en la UE y a divulgar los parámetros utilizados para la segmentación (edad, género, localización...), al igual que Microsoft.

Google también prometió dar más información sobre la manera en que se moderan los contenidos en sus servicios, y permitir el acceso de investigadores a más datos.

El dueño de X, el magnate Elon Musk, afirmó el viernes que la red social está “trabajando duro” para cumplir las nuevas normas europeas.

En junio pasado, una prueba de resistencia realizada por un equipo de la UE con Twitter concluyó que esta red social todavía tenía “mucho camino que recorrer” para respetar las reglas de la LSD, según un responsable de la Comisión.

Un centenar de personas en el Ejecutivo europeo están encargadas de vigilar la aplicación de la LSD.

Los sitios de comercio Amazon y Zalando, que están entre las 19 “plataformas de muy gran tamaño” sometidas a las nuevas reglas, interpusieron un recurso ante la Justicia europea al considerar que no cumplen los criterios para estar en esa lista.