Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
16 de diciembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Por Carina Barber
Adenomiosis: menstruación dolorosa y abundante
18 de julio de 2008
La adenomiosis es una enfermedad del útero, también conocida como endometriosis interna, ya que se caracteriza por la penetración y el crecimiento anormal del tejido endometrial (que normalmente recubre el útero) dentro del tejido muscular y fibroso del mismo (miometrio).

Normalmente durante la menstruación el tejido endometrial crece y se desprende provocando el sangrado, pero en un caso de adenomiosis, el tejido y la sangre quedan atrapados dentro del tejido muscular, provocando dolor. La adenomiosis también provoca sangrado uterino anormal, cuando parte del tejido endometrial atrapado logra finalmente salir del tejido muscular.

Se desconocen con precisión las causas de esta enfermedad, aunque hay diversas teorías al respecto.

Algunos estudios sugieren la posibilidad de que las mujeres que han sido sometidas a una operación cesárea, tienen el doble de posibilidades de padecer adenomiosis que las mujeres que han dado a luz por parto normal. Esto se debe a que en el momento de hacer una incisión en el útero, el tejido del endometrio puede colocarse en el músculo uterino. Este fenómeno también es frecuente en mujeres que padecen endometriosis.

Otro factor que puede estar asociado con la adenomiosis es la ligadura de trompas.
Esta teoría sostiene que si una mujer que estaba destinada a padecer endometriosis es sometida a este procedimiento, el flujo retrógrado de células endometriales queda bloqueado al ligar las trompas de Falopio. Esto provoca un incremento en la presión uterina que empuja a esas células hacia el músculo uterino, dando origen a la adenomiosis.

Algunos médicos consideran incluso al embarazo como un factor de riesgo de padecer adenomiosis en mujeres con predisposición.

Síntomas:

-Crecimiento uterino y sangrado menstrual abundante.
-Dolor intenso, que puede llegar a ser invalidante, que se presenta durante la menstruación, muchas veces en forma de cólicos.
-Período menstrual más largo de lo normal y con la presencia de coágulos.
-En muchos casos las pacientes presentan anemia como consecuencia del sangrado abundante.
-Puede presentarse dolor en la espalda baja, similar a la ciática, en algunos casos.

Diagnóstico:

Hasta hace pocos años, la adenomiosis solamente podía ser diagnosticada al estudiar un útero extraído mediante una histerectomía. En un ultrasonido normal los adenomiomas (el tejido afectado por la ademiosis) pueden ser confundidos con algún fibroma.
Actualmente, hay especialistas que aseguran que se puede obtener un diagnóstico certero al realizar un estudio de imágenes por resonancia magnética con material de contraste o bien a través de un ultrasonido transvaginal de alta resolución. En algunos casos se recurre a la biopsia (muestra de tejido) para confirmar el diagnóstico, pero es recomendable que se haga bajo la guía del ultrasonido de alta definición para localizar con exactitud el área afectada. Otros especialistas afirman que es una enfermedad de difícil diagnóstico.

Tratamiento:

-No quirúrgico:

El tratamiento no quirúrgico para la adenomiosis consiste en dosis de hormonas liberadoras de Gonadotropinas. Este tratamiento produce un estado parecido a la menopausia en el cual cesan los sangrados y la función de los ovarios, lo cual permite que el tejido anormal reduzca su tamaño. Si la paciente presenta anemia, este tratamiento contribuye a restablecer sus niveles de hemoglobina con la ayuda de suplementos de hierro. En algunas mujeres, las hormonas provocan malestares, debilitamiento de los huesos y alteración de los niveles de colesterol, (aumenta el colesterol "malo" LDL y disminuye el colesterol "bueno" HDL), por lo que este tipo de tratamiento sólo se recomienda durante algunos meses. Desafortunadamente los síntomas de la adenomiosis suelen reaparecer al cabo de 6 meses de haber suspendido el tratamiento.

En la mayoría de los casos, los especialistas se inclinan por indicar tratamiento hormonal por vía oral o colocar un dispositivo intrauterino que libera en forma constante pequeñas cantidades de hormona progesterona. Con estos tratamientos se logra controlar el sangrado irregular y se puede evitar la histerectomía. Además tienen menos efectos colaterales.

-Quirúrgico:

El tratamiento quirúrgico es considerado por algunos médicos como el más efectivo para la adenomiosis con síntomas severos. Consiste en la extracción del útero (histerectomía).

Someterse a una histerectomía es una decisión que no debe tomarse a la ligera. Es recomendable informarse ampliamente sobre las ventajas y desventajas de este procedimiento en cada caso en particular.

La adenomiosis, en general, se presenta en mujeres entre los 30 y 40 años de edad. Es más frecuente entre las mujeres que han tenido cuando menos un embarazo (sólo el 6% de los casos de adenomiosis se da en mujeres que no han estado embarazadas).

Un alto porcentaje de mujeres con adenomiosis (alrededor de un 80%) presenta también otros desórdenes en el aparato reproductor como miomas, quistes ováricos o endometriosis.