Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Argentina confiada en que la tercera final será "la vencida"
La selección llega con mucha confianza al cruce de este domingo con Chile. Di María y Pastore se recuperaron para jugar. A las 21, en Nueva Jersey
25 de junio de 2016
¿La tercera será la vencida? La selección argentina llega decidida a romper su maleficio este domingo en una nueva final ante Chile que quiere más gloria chocan por la Copa América Centenario en Estados Unidos, revancha de la definición del 2015.

El DT argentino, Gerardo 'Tata' Martino, dijo que con gusto "cambiaría el 'cómo' venimos jugando con tal de salir campeones".

El DT de Argentina dijo que salvo Augusto Fernández y Ezequiel Lavezziel, el resto de los jugadores estarán dispónibles para disputar la final de la Copa Centenario frente a Chile.

El duelo entre las dos mejores selecciones de esta inédita edición del torneo comenzará a las 21:00 de Argentina en el estadio Metlife de East Rutherford (Nueva Jersey, este), no lejos de Nueva York, y en el que se aguarda un lleno total con 81.000 espectadores.

De un lado Messi y su generación de estrellas albiceleste sin corona; del otro, Arturo Vidal, Alexis Sánchez y el mejor equipo chileno de la historia.

En el medio, como si fuese poco, el morbo de la revancha de la final de la Copa América 2015 que ganó la Roja por penales en Santiago y alargó la sequía argentina de títulos internacionales, 23 años ya desde de Ecuador-1993.

Messi y compañía tiene una mochila extra además, porque llegan a su tercera final en tres años habiendo perdido también la definición del Mundial de Brasil-2014 contra Alemania.

Es difícil hablar de un favorito entre dos equipos que se conocen mucho y que ya se enfrentaron en la primera fase, con triunfo para Argentina 2-1 con goles de Ángel di María y Ever Banega.

La Argentina ganó sus cinco partidos, con 18 goles, y tiene a un Messi enchufado y descansado que facturó 5 veces y se convirtió en el máximo artillero histórico de su selección con 55 tantos, superando a Gabriel Batistuta.

El Chile de Juan Antonio Pizzi llega de menos a más, porque tras perder en el debut encadenó cuatro triunfos, entre ellos la sublime goleada 7-0 a México en cuartos de final, y cuenta no solo con Vidal y Alexis sino con un Eduardo Vargas en llamas y goleador del torneo con 6 tantos.

Ambos avanzaron con firmeza en las semifinales: Argentina vapuleó 4-0 a Estados Unidos y Chile doblegó 2-0 a Colombia.

Martino dijo que "cambiaría el 'cómo viene jugando el equipo con tal de salir campeones mañana, porque esta generación de futbolistas merece el título", al analizar el estado previo a la final. "Cambiaría la forma de jugar, el 'cómo', con tal de ganar la final de mañana, pero más que por mi por los muchachos, ya que esta generación de futbolistas de la Selección se merece un título", reconoció Martino en una conferencia de prensa que lo encontró en una poco habitual postura defensiva, algo que atribuyó a que se sentía "apichonado" por la cantidad de medios presentes.

Por eso sus respuestas fueron cortantes, breves, contundentes y, en algunos casos, hasta desafiantes, como cuando sostuvo que "Chile es una de las mejores selecciones del mundo", descartando cualquier otra circunstancia que pudiera afectar al partido final.

O como ante el interrogante respecto de la alineación que dispondrá para el cotejo ante las huestes de su comprovinciano Juan Antonio Pizzi destacó que "salvo Augusto Fernández y Ezequiel Lavezzi, están todos los jugadores a disposición".

Y al ser consultado sobre los dichos de Messi cuestionando a la AFA por razones organizativas sentenció que 'Lío' "es el capitán del equipo y por eso tiene derecho a hablar. Pero a mí lo único que me preocupa es el partido de mañana".

Y siguiendo con el mismo tono duro resaltó posteriormente que para el juego de mañana "los dos equipos llegan bien, porque Chile evolucionó mucho y Argentina hizo un buen torneo".

Su estado de ánimo fue lo que en realidad marcó el tono y se llevó la atención de la conferencia, algo que él comparó con "aquel momento" en que le tocó afrontar "un partido decisivo con Newell's, siempre con la convicción y las ganas de ganar".

"Lo que nos jugamos es una nueva posibilidad de lograr un título gracias a los futbolistas, que están siempre de la misma manera, con la misma ilusión por una nueva competencia que pretenden que tenga un final diferente a las dos anteriores", sentenció.

"Muchos análisis no son buenos de realizar a esta altura, así que lo único que me interesa es que mañana el equipo juegue bien y gane", explicó a la hora de definir si esta previa es para hablar mucho o poco con los futbolistas.

Siempre elogioso con Chile, al que insistió en ubicar "entre los mejores del mundo porque tiene elaboración y presión, las armas fundamentales que más lo destacan", el DT advirtió que no se trataba de analizar "el crecimiento" del equipo de Pizzi "respecto de Argentina, sino al revés".

"Y la única conclusión de la final perdida con Chile el año pasado que nos quedó es no perder, porque con ellos siempre se presentaron partidos diferentes, como el de área a área que propuso Jorge Sampaoli en ese juego, o dentro de ellas como sucedió acá con Pizzi y ganamos", refirió.

"Pero igualmente sigo pensando que la final pasada quedó atrás y si el resultado final es positivo, habrá sido algo bueno, pero los muchachos ya se sacaron un gran peso de encima con llegar a ella", indicó.

Y en el epílogo, Martino fue igual de contundente y tajante que durante los 20 minutos anteriores.

"La gente, los futbolistas y nosotros queremos ganar esta Copa y cambiar el resultado del año pasado. Por eso dije que hasta cambiaría el 'cómo'", insistió.